Vacíos legales


Mª del Mar Aumesquet Fernández
Presidenta de AFA
(Asociación de Formulistas de Andalucía)

 

La formulación magistral es una de las tareas más gratificantes que desarrolla un farmacéutico. Al comienzo de la historia de la farmacia, todos los medicamentos eran elaborados por el boticario. Luego, en el siglo pasado, determinados remedios empezaron a fabricarse de forma industrial, quedando desplazada la formulación magistral cada vez más, e incluso ha estado a punto de desaparecer. De hecho, una gran parte de las oficinas de farmacia actuales no elaboran este tipo de medicamento fundamentalmente porque no les resulta rentable mantener unas instalaciones que cada vez son más complejas y aplicar unos métodos de trabajo que implican costes adicionales.

Sin embargo, un pequeño grupo de profesionales han mantenido su actividad formuladora, encontrando huecos y vacíos terapéuticos que creaban una demanda suficiente como para mantener o implantar de nuevo la actividad. Puede decirse que hoy hay una gran actividad en el campo de la oftalmología, pediatría, dermatología, odontología y cuidados paliativos. Precisamente por ser pocos los elaboradores, la cantidad de fórmulas que se solicitan a esas farmacias ha hecho que la actividad sea rentable. De esta forma, hoy en día todo paciente puede encontrar en la oficina de farmacia un remedio a su enfermedad, si ese remedio se conoce científicamente y es farmacológico.

 

 

El avance de la ciencia y la intervención administrativa en el campo de la sanidad ha hecho que se hayan dictado normas para garantizar la accesibilidad, seguridad y eficacia de todos los medicamentos. Y las formulas magistrales no podían quedar fuera de ese control. Para ello, por una parte, se han dictado normas de calidad que deben aplicarse en las preparaciones. Por otro, se han regulado legalmente los procedimientos para que cualquier farmacia pueda dispensar fórmulas magistrales mediante el procedimiento de encargar su elaboración a un tercero autorizado. De esta forma se ha conseguido que todas las farmacias puedan dispensar fórmulas elaboradas por otras farmacias que cumplen y aplican procedimientos normalizados de trabajo que garantizan la seguridad y eficacia de los medicamentos elaborados.

Precisamente la calidad y eficacia de las preparaciones que salen de las oficinas de farmacia, así como la prontitud de la respuesta a la demanda, ha hecho que la farmacia hospitalaria se haya fijado en esa actividad. Cada día son más las oficinas de farmacia que están elaborando medicamentos para farmacias hospitalarias, ya que consiguen hacerlo en un tiempo y precio muy razonables. Pero existe un vacío legal sobre los requisitos que deben cumplir las oficinas de farmacia cuando trabajan para las de hospitales, que requieren gran cantidad de unidades de medicamentos para su stock, y hay una falta de sintonía entre las distintas administraciones que inciden en la materia. Hasta ahora, se ha podido atender la demanda de medicamentos no industriales por el valor de los farmacéuticos que se han atrevido a servirlos a los hospitales que los necesitaban para sus pacientes, y también, hay que decirlo, porque los primeros interesados en ese tipo de prácticas eran los hospitales públicos que de esa forma reducían de forma sustancial sus costos. Pero se hace necesario que los responsables de la sanidad pública, a nivel nacional y autonómico, alcancen un acuerdo claro que se plasme en una normativa racional, razonable y adecuada a las necesidades reales de la población.

En otro ámbito pero no muy alejado del anterior, la Asociación de Formulistas de Andalucía celebra anualmente un simposium de formulación pediátrica para unificar criterios en este tipo de formulaciones y que un mismo medicamento individualizado tenga en España una composición lo más uniforme posible con una estabilidad estudiada por las Universidades de Sevilla, Granada y La Laguna. Se han elaborado monografías que se han elevado a la AEMPS para su incorporación al Formulario Nacional, objetivo que se está cumpliendo. Y no podemos ocultar nuestra satisfacción al comprobar que en la misma línea se está trabajando en Europa para conseguir los objetivos que inspiraron estos simposiums. •

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.