Dolor de oído (otalgia)


El dolor en el oído es motivo frecuente de consulta al pediatra y al farmacéutico.

Las estructuras internas del oído están inervadas por varios nervios craneales (trigémino, facial, glosofaríngeo, vago) y cervicales. Esta  inervación condiciona que sea una zona sensible y que sus alteraciones produzcan un dolor a veces  muy intenso.

 

Otitis externa

Es la inflamación del conducto auditivo externo y del tímpano. Puede provocar  un dolor importante. Es más frecuente en  verano en playas y piscinas  por la entrada de agua fría en el conducto, que constituye un medio favorable al desarrollo de bacterias y hongos.

Debe aplicarse un tratamiento con analgésicos y/o antibióticos por vía tópica (gotas en el oído). Pueden aparecer infecciones micóticas.

 

Otitis media aguda

Es la inflamación del oído medio. Las secreciones del oído medio (pus, moco)  se acumulan en la cavidad ósea, sin capacidad de expandirse. Esto provoca un abombamiento del tímpano, que es muy doloroso. El niño puede presentar llanto que no calma y no permite el sueño. Puede acompañarse de fiebre alta.

La membrana timpánica puede desgarrarse, drenando el contenido purulento hacia el conducto auditivo y hacia el exterior. Se libera la gran presión existente y calma rápidamente el dolor. A veces puede observarse que  las sábanas están manchadas de  líquido seropurulento. El tímpano suele cicatrizar sin problemas, pero en caso de producirse de forma repetida puede afectar a la audición.

El neumococo es la bacteria que más frecuentemente causa las otitis medias en niños. La prevalencia de otitis media aguda en niños vacunados con la vacuna antineumocócica es muy baja.

El mecanismo de la otitis media es diferente al de la otitis externa. El oído se contamina por bacterias de la faringe que llegan a través de la Trompa de Eustaquio

Se trata con analgésicos y antibióticos por vía oral.

Ante otitis repetidas conviene descartar adenoides o vegetaciones hipertróficas que pueden ser el origen de estas infecciones y precisar cirugía.

 

 

Otitis media serosa

Es una otitis media cronificada. Se acumulan secreciones de moco en el oído medio, con pérdida de audición y sensación de ocupación.

La evolución es más insidiosa. El tratamiento es con antihistamínicos, corticoides, antibióticos. A veces precisa cirugía  con drenajes transtimpánicos.

La falta de rendimiento en clase en niños tímidos y retraídos debe estudiarse en todas sus facetas y también en la auditiva.

 

Tapón de cerumen

Hay sensación  de ocupación en el conducto, con pérdida de audición.

En ocasiones es necesaria su extracción por métodos mecánicos mediante irrigación o aspiración. La  prescripción de gotas de sodio bicarbonatado en Formulación Magistral consigue buenos  resultados

 

Consejos del farmacéutico

  1. Un dolor de oído en un niño precisa consulta médica.
  2. La administración de gotas con un tímpano perforado puede ocasionar acúfenos, vértigos y  sordera irreversible.
  3. Prevención de otitis barotraumática: en el aterrizaje chupar un caramelo para favorecer la deglución. En caso de dolor practicar la maniobra de Vasaba: pinzar la nariz e intentar expirar manteniendo la boca cerrada. A los lactantes se les puede proponer lactancia materna o biberón.
  4. En caso de drenajes transtimpánicos, son necesarios tapones de silicona para proteger el oído del agua durante el baño, ducha, piscina o mar.
  5. Para limpiar el conducto no son recomendables los bastones de algodón por riesgos traumáticos. Existen soluciones auriculares que se usan una vez por semana. En caso de tapón de cera nuestra elección es solución de sodio bicarbonatado.

 

 

ACCIDENTES INFANTILES

Accidentes infantiles. Dos casos: piscinas y andadores

 

“Si en el dominio de la técnica hemos conseguido salvar la barrera que separaba lo posible de lo increíble , habríamos de ser capaces de hacer el mismo salto con los problemas sociales” 

T. Mende  (Regards sur l'histoire de demain)       

 

El abordaje de los accidentes requiere una metodología eficaz: estudio epidemiológico riguroso, legislación  a la vista de resultados, informar, y después sancionar las infracciones.


Uno de los máximos representantes es Michel Manciaux. A él se debe un “Decálogo” que ha inspirado muchas campañas de prevención:

  • Eliminar el riesgo.
  • Aislar.
  • Modificar.
  • Separar.
  • Vigilar al niño.
  • Informar.
  • Aumentar la resistencia.
  • Entrenar.
  • Socorrer.
  • Cuidar y readaptar.

 En esta línea de trabajo se hicieron estudios sobre la seguridad en piscinas y andadores.

 

Accidentes en piscinas públicas y privadas

Entre el 1 de junio y el 5 de julio (un mes) el INVS francés detectó 226 ahogamientos en todo el país de los que 91 fueron mortales.

Desde enero de 2006 todas las piscinas deben equiparse con dispositivos de seguridad:

  • Una barrera de protección rígida o elástica de una altura de 1,10 m. provista de una puerta de cierre automático.
  • Una alarma sonora colocada en la superficie del agua o alrededor de la piscina.
  • Una lona cerrando la piscina. 

 Como normas complementarias se recomienda:

  • Asignar un adulto a cada niño.
  • Tener flotadores adaptados a la edad del niño/a.
  • Tener al lado de la piscina una vara larga, una boya y un teléfono para solicitar socorro.

 Además, habría que tener en cuenta otros aspectos:

  • Después del baño la piscina debe quedar libre de objetos y juguetes y convenientemente cerrada.
  • Aprender a nadar desde los cuatro años.
  • Formarse en primeros auxilios.
  • Mantener los productos de tratamiento del agua fuera del alcance de los niños.

 

 

Andadores y accidentes

Pediatras  del Hospital Infantil de Toulouse atendieron  a 168 niños/as lesionados por caídas con andadores en su domicilio:

  • Debieron ser hospitalizados 21 niños por conmoción cerebral. Hubo 3 fracturas de cráneo, una fractura de antebrazo, una luxación dentaria y un hematoma extradural. El traumatismo leve fue la lesión más habitual en el 75 por ciento de los casos. Las conductas familiares de riesgo registraban  26 casos y en 16 había antecedentes previos de accidentes.
  • Las escaleras fueron la causa del 79% de los casos, con un número de peldaños que oscilaban entre 7 y 20. Cinco fueron en la vía pública y uno en la guardería. Otros accidentes que se observaron en los domicilios fueron caída de mobiliario, intoxicaciones y quemaduras. Hubo un caso de ahogamiento por caída en la bañera familiar. La edad de los niños fue de 7 a 15 meses.
  • Las supuestas ventajas lúdicas y la ayuda al aprendizaje de la marcha se han desmentido.
  • El aprendizaje de la marcha está muy discutido y se admite un avance de tres semanas. La velocidad de 75 cm por segundo que alcanza el bebé hace muy difícil la prevención.
  • La discusión sobre riesgos y ventajas de los andadores ha quedado clara y evidente en  este trabajo. Algunos países como Canadá prohibieron la fabricación y la importación.

 

FÓRMULAS MAGISTRALES EN OTITIS

1. OTITIS EXTERNAS

Es preciso control otológico previo en todos los casos.

1.1. Solución ácido bórico

Ácido bórico a saturación en alcohol de 70º. 30 ml.

  • Indicaciones: Otitis externas. Otitis de repetición en relación con las piscinas. Puede usarse durante  periodos prolongados.
  • Dosis: 3 gotas. 4 aplicaciones al día durante 15 días. Aplicación tópica.

 

El ácido bórico es activo por su acción bacteriostática y bactericida. Se usa también en el intertrigo infantil y en forma de pomada en el prurito vulvar.

  • Es altamente tóxico por vía oral.
  • No debe administrarse sobre piel erosionada o con heridas.
  • Contraindicado en menores de tres años.

 

1.2. Solución de ácido acético

Solución de ácido acético 1,5% c.s.p. 30 ml.

  • Indicaciones: Otitis externa de repetición.
  • Dosis: Tres gotas x veces al día durante 10 días. Revisión otológica previa. Aplicación tópica en oídos. Realizar otoscopia previa.

El ácido acético en dilución se utiliza como antibacteriano. También tiene propiedades caústicas y vesicantes. Al 5% es bactericida. A concentraciones menores es bacteriostático. Para gotas óticas la dosis de 1-1,5% se refiere a 1-1,5% de ácido acético glacial o 3-5% de ácido diluido al 33% de concentración.

 

1.3. Solución de ciprofloxacino HCI

 Ciprofloxacino. HCI al 2%, csp. 50 ml.

  • Indicaciones: Otitis externa de repetición.
  • Dosis: Tres gotas 2 veces al día durante 10 días.

El Ciprofloxacino pertenece al grupo de las fluoquinolonas y es un antibiótico potente frente a Gram positivos y Gram negativos. No se recomienda en menores de dos años. Aplicación tópica. Evitar contacto con los ojos y la exposición al sol y rayos UVA.

 

2. OTOMICOSIS

2.1. Ketoconazol 2% csp. 50 ml.

  • Indicaciones: Micosis del conducto auditivo.
  • Dosis: En forma de crema dos aplicaciones al día durante 15 días.

El Ketoconazol es fungistático, actuando a nivel de la membrana de los hongos modificando su permeabilidad. Antimicótico en tratamientos superficiales y profundos. Al 2% se utiliza en candidiasis, tiña, pitiriasis versicolor. También en la dermatitis seborreica.      

 

2.2. Nistatina 3.000.000 UI, 30 ml.

  • Indicaciones: Otomicosis candidiásica.
  • Dosis : 4-5 gotas cada12 horas durante dos semanas.

La Nistatina es fungistática y fungicida sobre diversos hongos y levaduras. Es eficaz por vía oral y vaginal.

                                                 

3. TAPONES DE CERA EN LOS OÍDOS

Sodio bicarbonatado al 10% c.s.p. 50 ml.

  • Indicaciones: Tapones de cera.
  • Dosis: 3-5 gotas 3 veces al día durante 2 semanas. Si persiste el tapón de cera puede ser necesaria la extracción. Como medida preventiva pueden aplicarse 5 gotas tres veces a la semana, y con particular interés en climas secos.

El sodio bicarbonato tiene diversas aplicaciones como antiácido y antipruriginoso. También se ha encontrado acción cerumenolítica.

 

4. OTITIS NO INFECCIOSAS

Triamcinolona acetónido al 0'1%,  csp. 50 ml.

  • Indicaciones: Otitis inflamatoria, eczema del conducto.
  • Dosis: 2-3 gotas cada 8 horas durante 10 días.

La triamcinolona es antiinflamatoria y antialérgica. Es más potente que la cortisona y se usa en concentraciones más bajas. Está indicada  en eczemas, herpes, dermatitis de contacto, seborrea…


Bibliografía

  • Llopis Clavijo MJ ,Baixauli Comes V. Formulario Básico de Medicamentos Magistrales. Valencia 2009.
  • Formulario Dermatológico. Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia. Blauverd Impressors SL.
  • Callabed J. Fórmulas Magistrales en Pediatría. Ed Saymon. Acofarma. Barcelona 2011.

 

Joaquín Callabed
Doctor en Medicina Pediátrica

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.