Elaboración de diluciones cincuentesimales homeopáticas

Fran Etchaberry
Farmacéutico. Farmacia Etchaberry en Vitoria y miembro de la junta de AEFF

 

Las diluciones cincuentamilesimales LM las desarrolló Samuel Hahnemann en su sexta edición del Organon de la Medicina (1921).

Debido a que se editó en la última etapa de su vida y se perdió durante cierto tiempo, las diluciones cincuentamilesimales no son tan conocidas como las diluciones centesimales o CH.

Han sido varios los autores que han difundido sus diferencias respecto a las centesimales recalcando la suavidad, velocidad y profundidad de sus efectos.

Destacando su utilización por los homeópatas en pacientes crónicos, enfermedades autoinmunes, etc. donde este tipo de diluciones les permite ir subiendo la potenciación más fácilmente que con otro tipo de diluciones (Centensimales o CH) y poder llegar a planos de curación más profundos.

Normalmente se empiezan por diluciones pequeñas que según la mejora de la enfermedad en particular y del paciente en general se van subiendo progresivamente.

Otra ventaja es que se evitan las agravaciones homeopáticas ya que son medicamentos más diluidos (menos materia) y más dinamizados.

Son diluciones más empleadas en la medicina homeopática unicista.

Vamos a describir las dos maneras de elaborar las diluciones cincuentamilesimales.

 

 

MÉTODO 1 O DISCONTÍNUO

Para facilitar la elaboración lo dividimos en tres partes.

Preparación de una dilución 3 centesimal o 3 CH.

Se toma 1 grano de la sustancia que se va a preparar, por ejemplo Sulphur (Azufre) (nótese que es un GRANO y no gramo; la equivalencia es: 1 grano=0,063 gramos FOTO 1) y se agrega cien granos de lactosa 100 granos=0,63 g. (FOTO 2).

Se procede así a triturar la mezcla en un mortero de porcelana. Obtenemos la primera dilución 1/100 o 1 CH. (FOTO 3 y 4).

Se toma un grano de la dilución 1 CH y se procede como en el anterior apartado  obteniendo así la segunda dilución 1/10000 o 2 CH. (FOTO 5, 6, 7 y 8).

Finalmente se toma un grano de la dilución 2 CH y se procede como en los anteriores apartados obteniendo la tercera dilución 1/1000000 o 3 CH.

 

 

En un frasco de cristal topacio se disuelve un grano de 1/1000000 o 3 CH (FOTO 9) en 500 gotas de una mezcla constituida por una parte de alcohol de 94º (100 gotas) (FOTO 10) y cuatro partes de agua destilada (400 gotas). (FOTO 11A, 11B y 12).

En otro frasco de cristal topacio de  la mezcla anterior se toma una gota que se coloca en un frasco y se le añaden 100 gotas de alcohol de 96º y esta mezcla si se dinamiza en el dinamizador. (FOTO 13A y 13B).

Obtenemos así la primera dilución cincuentesimal o 1 LM que hemos conseguido porque ha habido un primer paso diluyendo en 500 gotas, y un segundo paso, seguidamente, en 100 gotas; así la multiplicación de 500 por 100 nos dará 50000.

Conservamos la primera dilución en frasco cristal topacio bien tapado, protegido de la luz, y etiquetado con el nombre la cepa 1LM, fecha de elaboración (FOTO 14).

 

 

En esta etapa se describe como pasar a las siguientes dinamizaciones: 2 LM, 3 LM, etc.

Pesamos 500 glóbulos y con una gota de la dilución 1 LM se impregnan en un vaso con la ayuda de un impregnador. (FOTO 15 y 16).

Se toma de estos un solo glóbulo para la siguiente dilución (FOTO 17A) y se introduce en un frasco para disolverlo una gota de agua, y 100 gotas de alcohol de 96º (FOTO 17B) y se dinamiza (FOTO 18). Conservamos la segunda dilución en frasco cristal topacio bien tapado, protegido de la luz, y etiquetado con el nombre la cepa 2LM, y fecha de elaboración.

Preparamos una tercera dilución de igual manera que la anterior, pero esta vez, para conseguir más volumen final colocamos cinco de los 500 glóbulos y 5 veces más de solvente.

De esta manera tendremos más cantidad en nuestra diluteca (FOTOS 19, 20A, 20B y 21).

 

 

 

MÉTODO 2 O CONTÍNUO

Hay en el mercado diversos equipos de laboratorio diseñados para la preparación de dinamizaciones homeopáticas. El equipo que presento permite obtener potencias medias, intermedias y altas en escaso tiempo, ahorrando el largo tiempo que supone la elaboración de las diluciones por el método clásico de los frascos consecutivos y dinamizaciones manuales, pero con la misma fiabilidad (FOTO 22).

Lo que definirá la potencia o dilución a la que se llega es el volumen de solvente que interviene en el proceso, el cual se aloja en el balón del solvente.

El fabricante aporta una fórmula matemática para el cálculo de volumen de solvente a utilizar, obtenida, entre otros factores, por las características de todas las piezas que componen el equipo y los datos obtenidos en las pruebas de verificación de la equivalencia con las diluciones realizadas por el método clásico o discontinuo.

 

Cálculo del volumen de solvente a usar en el proceso (FOTO 23):

El volumen de solvente que dinamizará el producto original depende de:

• El tipo de dinamización, ya que para cada una de las diferentes dinamizaciones existe una formula. Por ejemplo la fórmula matemática aportada para la diluciones centesimales CH es diferente a las de las diluciones cincuentamilesimales LM
• La sustancia de partida y la sustancia de llegada.
• El volumen especifico del bulbo (Ve), que es indispensable para el cálculo, y puede variar dependiendo del bulbo a utilizar.
(Otras variables como la velocidad de rotación, diámetro de los tubos y picos, son constantes para todos los equipos).

Fórmula para la dilución en forma cincuentamilesimal LM

Volumen de solvente (V) = LMt – LMi / 2,1281*Ke

Siendo:

• LMt: Dinamización LM final deseada.
• LMi: Dinamización LM de partida. Puede ser sustituida por una CH o DH, de acuerdo a las siguientes equivalencias.
- X DH es x/4,699 LM.

Por ejemplo una solución de partida 6D se anota como 6/4.699 = 1.2769 LMi.

- X CH es X/2,395 LM.

Por ejemplo, una solución de partida 30 CH se anota como 30/2.395 = 12.5661 LMi.

Ke es una constante para cada bulbo, aportada por el fabricante

Con el volumen obtenido necesario se llena el balón de solvente y en el bulbo se coloca la sustancia a dinamizar. El solvente empleado es alcohol de 96º. (FOTO 24).

La dilución cincuentamilesimal final que queda en el bulbo se trasvasa a un frasco cristal topacio que se etiqueta con el nombre la cepa, más la dilución LM, y la fecha de elaboración, y se conserva bien cerrado, protegido de la luz.

En el ejemplo, queremos obtener una 6 LM y partimos de la 3 LM que hemos preparado manualmente. (FOTO 25 y 26).

El volumen de solvente queda por la ecuación aportada:

V=6-3/2,1281x0.0181=3/0,0385= 77,9 = 78 ml de alcohol de 96º.

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.