¿Por qué existe un auge de la formulación magistral en patología dental?

En los últimos años se ha producido la retirada de algunos medicamentos de utilización común en las consultas de odontología, lo que ha multiplicado el número de fórmulas magistrales utilizadas en este ámbito. Por este motivo, Acofarma ha organizado recientemente el curso "Fórmulas magistrales de utilización frecuente en las consultas odontológicas" dirigido a farmacéuticos formulistas, que pudo seguirse tanto en modalidad presencial como por streaming.

 

Esta retirada ha afectado principalmente a los productos que se emplean en la realización de endodoncias, que es la parte de la odontología que estudia las enfermedades que se producen en la pulpa de los dientes y sus técnicas de curación, y que requieren “excipientes y principios activos con concentraciones muy peculiares” según Santiago Gómez Facundo, farmacéutico comunitario especializado en formulación magistral, quien abordó durante la formación los métodos de elaboración y los modos de utilización de las fórmulas que más se utilizan en la consulta de un dentista.

 

Formulación magistral en el tratamiento endodóntico

El medicamento individualizado tiene cabida en todas las fases que componen la endodoncia, comenzando por la primera, los procesos preoperatorios, donde son especialmente útiles en la elaboración de los anestésicos y la preparación de la corona.

 

 

Con respecto a la segunda fase, la preparación del conducto radicular, Santiago Gómez incide en que “aunque lo fundamental es el trabajo mecánico desarrollado a través de los instrumentos endodónticos, resulta innegable el uso de determinadas sustancias químicas en procedimientos auxiliares. El empleo de soluciones irrigadoras, de productos que favorezcan la conformación de conductos atrésicos y de fármacos que contribuyen con la desinfección del sistema de conductos, constituye lo que desde el punto de vista didáctico se denomina preparación química del conducto radicular, donde las fórmulas magistrales cobran importancia”.

La última fase del tratamiento consiste en la preparación del conducto radicular, que incluye la medicación intraconducto o medicación entre sesiones, que se caracteriza por la colocación de un fármaco en el interior de la cavidad pulpar entre las sesiones necesarias para la conclusión del tratamiento endodóntico. Los objetivos de la medicación, así como las sustancias y las técnicas utilizadas difieren entre sí en función de la situación clínica del diente en tratamiento. Santiago Gómez señala que “la elección de esta medicación intraconducto requiere de las mismas consideraciones que la aplicación de cualquier fármaco en otra región del organismo humano. Por lo tanto, es necesario considerar la cantidad que se precisa y la concentración del fármaco para ejercer el efecto deseado sin lesionar los tejidos circundantes”. En este sentido resulta especialmente útil la for mulación magistral, ya que permite elaborar un fármaco adaptado a la medida del paciente, con las características y la dosis que requiera.

Durante el curso también se trataron otros usos de la formulación en la consulta del dentista, como la elaboración de material de empastes, fórmulas magistrales empleadas en blanqueamientos dentales o fórmulas magistrales cauterizantes.

Artículos Relacionados

Copyright © 2018 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.