Administración de fármacos por vía inhalatoria (2/2): Dispositivos de inhalación

Jordi Giner Donaire. PhD, MsC, Diplomado Universitario en Enfermería.
Servicio de Neumología. Hospital de la Sta. Creu i Sant Pau. Barcelona

 

Los diferentes dispositivos de inhalación los podemos dividir en inhaladores presurizados de dosis medida, inhaladores de niebla fina e inhaladores de polvo seco, además de los nebulizadores que no se tratarán en este capítulo. En la figura 1 pueden verse todos los dispositivos comercializados en la actualidad. 

 

Cartucho presurizado de dosis medida (pMDI)

Fueron los primeros dispositivos portátiles multidosis aparecidos y todavía hoy los más prescritos. Se componen de un cartucho presurizado, que es una bombona presurizada a 5 atmósferas, de unos 10 ml que con las partículas de fármaco en suspensión o disolución.

El propelente que contiene, el HidroFluor-Alkano (HFA) al ser expuesto a la presión atmosférica, se transforma de líquido a gas produciendo el aerosol. La válvula dosificadora descansa en una carcasa de plástico, al presionar el cartucho se libera la dosis depositada en su interior produciendo el aerosol.

 

Dispositivos inhaladores presurizados de dosis medida de partículas extrafinas (Modulite®)

Una variante son los pMDI de partículas finas. Se trata de formulaciones en solución, lo que obvia la necesidad de agitarlos antes de utilizarlos.
En el caso de los pMDI que contienen Formoterol® debe tenerse en cuenta que los cartuchos deben de guardarse en nevera hasta que se empiezan a utilizar, no siendo necesario a partir de ese momento.

 

Dispositivos inhaladores presurizados de dosis medida de autodisparo (BAM) (Autohaler® y Easybreath®)

Con un diseño similar al pMDI convencional, pero se disparan automáticamente con la inspiración del paciente, obviando la necesidad de coordinación entre la inspiración y la pulsación. Aunque en estos momentos no están comercialmente disponibles en nuestro país, en un futuro próximo volverán a comercializarse.

 

Otros dispositivos presurizados

Compartiendo características de los pMDI y de los nebulizadores, se encuentran los inhaladores de niebla fina. Actualmente se dispone del Respimat Soft Mist®. Este dispositivo atomiza la solución de medicamento mediante la energía mecánica generada por un resorte que la comprime. La solución liberada atraviesa un filtro con 1.000 orificios (uniblock), que divide y reconduce el aerosol al exterior en 2 columnas enfrentadas, que colisionan generando la nube fina de aerosol. Con ello se obtiene un aerosol con una pluma mucho más lenta 0.8 m/seg frente a los entre 2 y 8 m/seg de los pMDI y más duradera, 1.2 seg frente a los 0.15-0.36 seg de los pMDI, lo que facilita la inhalación.

 

 

 

Cámaras de inhalación

Las cámaras de inhalación separan la boquilla del pMDI de la boca del paciente. Esta circunstancia reduce la velocidad de llegada del aerosol y favorece la evaporación del propelente, con una disminución del tamaño de las partículas y un mayor aporte del medicamento en la vía aérea. Las cámaras de inhalación más utilizadas en nuestro medio son: Aerochamber®, Optichamber®, Prochamber®, Volumatic® y Vortex®.

 

Dispositivos de polvo (DPI)

Los inhaladores de polvo seco (DPI, dry powder inhaler) generan un aerosol de polvo. Tienen en común que son pequeños, portátiles, no contienen gases propelentes y se activan con la inspiración. El fármaco se encuentra en un depósito, en blisters o en cápsulas, agregado a lactosa, formando un conglomerado. Éste, con la inhalación, debido a las turbulencias producidas, se desagrega, impactando las partículas de lactosa en la orofaringe, por su mayor tamaño (20-25 μm), y penetrando las del fármaco, por su menor tamaño (0,5-5 μm), en las vías aéreas inferiores. Estos dispositivos requieren de una inhalación voluntaria, y enérgica, por parte del paciente. La Tabla 1 resume las características generales de estos dispositivos, que podemos dividir en sistemas monodosis y multidosis.

 

Sistemas monodosis

El medicamento se encuentra en una cápsula de gelatina dura que se introduce en el depósito del dispositivo, se  perfora  y el movimiento de la cápsula generado por la inhalación produce emisión del aerosol.

 

Aerolizer®

La boquilla del dispositivo es del tipo chimenea, mediante un giro lateral permite el acceso a la base que al abrirse deja visible el lugar donde colocar la cápsula, en la base dispone de 2 pulsadores que deben presionarse simultáneamente para perforarla. Tiene un tapón protector.

 

Breezhaler®

Es un dispositivo de diseño reciente, parecido al Aerolizer®. A diferencia del anterior la boquilla se abre doblándose sobre el propio dispositivo. Dispone de tapón protector.

 

Handihaler®

Consta de 3 piezas unidas por un sistema de bisagra, la tapa al abrir lateralmente deja al descubierto la boquilla, que se debe desplazar para colocar la cápsula,  una vez cargada es necesario volver a encajar la boquilla para perforarla con el pulsador lateral.

 

 

 

 

Sistemas multidosis

Los DPI multidosis se caracterizan por el hecho de tener el principio activo en un reservorio o precargado en blisters. Los primeros disponen de un contenedor del fármaco y un sistema dosificador. Los segundos, la dosis está cargada en blisters que, al accionar el dispositivo, son destapados o agujereados. Todos ellos disponen de contador de dosis restantes.

 

Accuhaler® (o Diskus® fuera de España)

Dispositivo con las dosis dispuestas en blísters enrollados dentro del inhalador. Se abre girando la carcasa externa que deja al descubierto la boquilla y una palanca. Al pulsarla se desliza el obturador de la boquilla y destapa un blister. Tras la inhalación, basta con volver a girar, en sentido contrario, la carcasa externa (sin subir la palanca).

 

Ellipta®

Versión moderna del dispositivo Accuhaler®. El fármaco está dispuesto en blisters como en el caso anterior, uno o dos dependiendo de la presentación, que al abrir el dispositivo automáticamente destapa y queda cargado.

 

Easyhaler®

El depósito de polvo se encuentra en el cuerpo del inhalador. Para cargarlo debe accionarse la parte superior del inhalador que, cuando tiene el protector de la boquilla colocado, impide que se active por error. El fabricante recomienda agitarlo antes de su uso.

 

Forspiro®

Su diseño es parecido al Ellipta®, contiene el fármaco en blisters, para su utilización debe abrirse el protector de la boquilla, levantarla (se carga un nuevo blíster) y al bajarla se agujerea y está listo para su uso. Los blisters utilizados aparecen por el lateral del dispositivo.

 

 

Genuair®

Se trata de un moderno dispositivo basado en el antiguo Novolizer®. Incorpora diversos sistemas de seguridad: un mecanismo para evitar la repetición inadecuada de la dosis si no se ha inhalado, un ruido cuando la inhalación ha sido efectiva (clic), un sistema de bloqueo al final de la última dosis y una ventana de colores para avisar de que la dosis está preparada (verde) y que la inhalación ha sido efectiva (rojo).

 

Nexthaler®

Dispositivo de polvo con partículas extrafinas. De diseño compacto, la tapa se desliza sin separarse del dispositivo, y al abrirlo prepara automáticamente la dosis. Cuando la inhalación ha sido correcta, se oye un “clic”; en caso contrario, se deberá volver a efectuar la maniobra. Si se cierra el dispositivo sin inhalar el fármaco, la dosis vuelve al reservorio sin perderse. El contador de dosis no cambia si no se ha realizado una inhalación correcta.

 

Spiromax®

Dispositivo parecido a un pMDI. El fármaco en polvo está ubicado en un contenedor que automáticamente, al abrirlo, entrega la dosis a la zona de inhalación.

 

Turbuhaler®

Recibe este nombre por las turbulencias que se producen en el flujo inspiratorio al pasar por el conducto helicoidal situado en la boquilla. Dispone de un contenedor de fármaco que lo suministra a un sistema de enrasadores que a su vez lo transportan a la zona de inhalación. El dispositivo tiene un contenedor con un desecante (silicagel) en la base, para evitar la humedad en esta zona (es el que ocasiona el ruido cuando se agita el dispositivo, no la medicación restante).

 

Twisthaler®

Dispositivo similar al anterior. Al destaparlo se carga automáticamente. Al llegar a la última dosis se bloquea, para impedir su utilización una vez vacío.

 

Elección del dispositivo

Dependiendo de las características del paciente en cuanto a flujo inspiratorio y capacidad de inspiración, la Figura 2 puede ser de utilidad para la decisión del dispositivo a prescribir, teniendo en cuenta las disponibilidades farmacológicas. Cada vez más se insiste en la importancia de compartir esta decisión con el paciente, dado que la satisfacción del paciente con el dispositivo aumenta su adhesión al tratamiento y con ello mejora la evolución de la enfermedad.

 

Bibliografía

1. Consenso SEPAR-ALAT de terapia inhalada. Arch Bronconeumol 2013; 49 (Supl1) (http://www.archbronconeumol.org/es/vol-49-num-sc/sumario/X0300289613X6228X/)
2. Dekhuijzen, Respi Med, 2013; 107:1817-21;
3. Prim Care Respi J 2010 (ADMIT).

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.