¿Cuáles son los beneficios de la actividad física?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es uno de los princi­pales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial, ya que multiplica la posibilidad de padecer enfermedades no transmisibles (ENT) como son los problemas cardiovasculares, el cáncer o la diabetes. Las cifras apuntan a que uno de cada cuatro adultos y más del 80% de la población adolescente no tienen un nivel suficiente de actividad física.

 

 

¿QUÉ ES LA ACTIVIDAD FÍSICA?

La OMS define la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. Ello incluye las actividades realizadas al trabajar, ju­gar y viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas.

La expresión «actividad física» no se debería confundir con «ejerci­cio», que es una subcategoría de actividad física que se planea, está estructurada, es repetitiva y tiene como objetivo mejorar o mantener uno o más componentes del estado físico. La actividad física -tanto mo­derada como intensa- es beneficio­sa para la salud.

 

¿CUÁNTA ACTIVIDAD FÍSICA RECOMIENDA LA OMS?

Para niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad

  • Practicar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa, teniendo en cuenta que ampliar esta duración procura aún mayores beneficios para la salud.
  • Deben contemplarse actividades que fortalezcan los músculos y los huesos, por lo menos tres veces a la semana.

Para adultos de 18 a 64 años de edad

  • Practicar al menos 150 minutos semanales de actividad física mode­rada, o al menos 75 minutos sema­nales de actividad física intensa, o una combinación equivalente entre actividad moderada e intensa.
  • Para obtener mayores beneficios para la salud los adultos deben lle­gar a 300 minutos semanales de ac­tividad física moderada, o su equi­valente.
  • Conviene realizar las actividades de fortalecimiento muscular 2 o más días a la semana de forma que se ejerciten grandes conjuntos muscu­lares.

Para adultos de 65 o más años de edad

  • Las recomendaciones son las mis-mas que para adultos de 18 a 64 años, pero se especifica que las personas con problemas de movili­dad deben practicar actividad física para mejorar su equilibrio y prevenir caídas por lo menos 3 días a la se­mana.

La intensidad con la que se practi­can las distintas formas de actividad física varía según las personas. Para que beneficie a la salud cardiorres-piratoria, toda actividad debe reali­zarse en periodos de al menos 10 minutos de duración.

 

BENEFICIOS Y RIESGOS

La actividad física regular de inten­sidad moderada -como caminar, montar en bicicleta o hacer depor­te- tiene considerables beneficios para la salud en todas las etapas de la vida.

La actividad física regular y en nive­les adecuados:

  • Mejora el estado muscular y car-diorrespiratorio
  • Mejora la salud ósea y funcional
  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente ce-rebrovascular, diabetes, diferentes tipos de cáncer (como el cáncer de mama y el de colon) y depresión
  • Reduce el riesgo de caídas y de fracturas vertebrales o de cadera
  • Es fundamental para el equilibrio energético y el control de peso.

La insuficiente actividad física, que es uno de los factores de riesgo de mortalidad más importantes a esca­la mundial, va en aumento en mu­chos países, lo que agrava la carga de enfermedades no transmisibles y afecta al estado general de salud de la población en todo el planeta. Las personas que no hacen suficiente ejercicio físico presentan un riesgo de mortalidad entre un 20% y un 30% superior al de aquellas que son lo suficientemente activas.

 

NIVELES DE ACTIVIDAD FÍSICA

La OMS insiste en que en 2010, a es­cala mundial, alrededor del 23% de los adultos de 18 años o más no se mantenían lo suficientemente activos (un 20% de los hombres y un 27% de las mujeres). En los países de ingre­sos altos, el 26% de los hombres y el 35% de las mujeres no hacían el su­ficiente ejercicio, frente a un 12% de los hombres y un 24% de las mujeres en los países de ingresos bajos. Los niveles bajos o decrecientes de ac­tividad física suelen corresponderse con un producto nacional bruto ele­vado o creciente. La mengua de la actividad física se debe parcialmente a la inacción durante el tiempo de ocio y al sedentarismo en el trabajo y el hogar. Del mismo modo, el mayor uso de modos de transporte “pasi­vos” también contribuye a una insufi­ciente actividad física.

 

 

 

 

En 2010, a escala mundial, un 81% de los adolescentes de 11 a 17 años de edad no se mantenían suficientemente activos. Las chicas eran menos activas que los chicos: un 84% de ellas incumplía las re­comendaciones de la OMS, por un 78% en el caso de los varones.

Aproximadamente un 80% de los Estados Miembros de la OMS han elaborado políticas y planes para reducir la inactividad física, aunque solo un 56% de los países los tenían operativos.

 

VIGILANCIA GLOBAL

En la encuesta mundial de salud a escolares (Global School-based Student Health Survey: GSHS) se ha incluido un módulo que sirve para determinar los niveles de actividad física insuficiente en los escolares. La encuesta constituye un proyecto de vigilancia de la OMS y los Cen­tros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Es­tados Unidos, concebido para ayu­dar a los países a medir y evaluar, en los jóvenes de 13 a 17 años, los comportamientos que constituyen un factor de riesgo y aquellos que son un factor de protección en 10 ámbitos básicos.

En 2013, la Asamblea Mundial de la Salud acordó un conjunto de me­tas mundiales de aplicación voluntaria entre las que figura la reducción en un 25% de las muertes prematuras por ENT y una disminución del 10% de la inactividad física para 2025. El “Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020” sirve de guía a los Estados Miembros, a la OMS y a otros organismos de las Na­ciones Unidas para alcanzar de forma efectiva estas metas

 

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.