En una reforma, debe primar la imagen de profesionalidad

Información proporcionada por FEFAC
(Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña)

 

Un arquitecto especializado en proyectos de oficinas de farmacia y tres farmacéuticas que han rediseñado su farmacia coinciden en que la imagen debe transmitir la filosofía del titular.

A la hora de acometer una reforma estructural de la oficina de farmacia, es esencial que el titular sepa de dónde parte y qué farmacia quiere. No basta con conseguir ganar espacio o modernizar los muebles, sino que es fundamental que los distintos elementos transmitan al público una imagen que coincida con la filosofía del titular de la farmacia. Según la empresa de arquitectura que colabora con Fefac, en ambas (tanto imagen como filosofía) siempre debe primar la parte profesional por encima de cualquier otra.

Por este motivo, recomienda apostar por espacios libres, dedicados al usuario y que permitan el desarrollo de servicios. En cambio, según estos expertos, hay que huir de la sobreexposición de productos, una dinámica muy común y difícil de romper, pues se corre el riesgo de parecer un almacén. “Lo que te diferenciará de los demás no es tanto el producto como el conocimiento y el servicio profesional”, señalan. También desaconsejan abusar de los impactos visuales de las casas comerciales, puesto que considera que hay que salvaguardar la imagen de establecimiento sanitario.

 

Farmacia de Loles Rodríguez

 

 

Loles Rodríguez

 

J. Vera,  responsable de la empresa de arquitectura antes referida, recuerda que años atrás eran frecuentes las reformas realizadas por empresas sin un proyecto global, basado en la colocación de mobiliario por módulos, a bajo precio y con calidad limitada. Sin embargo, afirman que muchas de ellas han visto la necesidad de apostar con posterioridad por estudios más completos e individualizados.

 

Renovarse como única vía

Esta visión es compartida por Loles Rodríguez Galindo, titular de farmacia en Reus (Tarragona), que fue reformada hace tres años. El detonante fue el cierre de un hospital próximo, lo que tuvo un importante impacto no solo sobre la farmacia sino sobre todo el barrio, que se nutría en gran parte del centro hospitalario.

La única vía para salir adelante era reinventarse, y así lo hizo esta farmacéutica a través de una nueva reforma (la anterior, realizada 10 años antes), con la que consiguió un espacio con menos limitaciones, un aumento de la zona comercial, un mayor acceso al producto y un punto de atención individualizada. Además, apostó por la especialización en dermofarmacia y el desarrollo de más servicios.

 

Punto de atencion personalizada. Farmacia Loles-Rodriguez

 

“Cambié los mostradores, que son más pequeños y personalizados, la farmacia no está saturada de producto y no tenemos apenas expositores de marcas, solo uno pequeño en cada mostrador”, explica. “En cuanto a la imagen de la farmacia, buscábamos claridad y luminosidad, que la gente se sintiera cómoda, y asignamos unos colores corporativos muy definitorios, que trasladamos incluso a los uniformes del personal”, añade.

Pero toda esta transformación no hubiera servido de nada sin la formación de su equipo. “Si te limitas a reformar la farmacia y no haces nada más, no funciona”, asegura. Esta titular, que se muestra satisfecha con los resultados de los cambios realizados, lejos de apostar por competir en precio, tenía claro que el valor de su farmacia se basaba en la profesionalidad y la calidad del servicio.

 

 

 

Unificar el espacio

Berta Nialet, con oficina de farmacia en la ciudad de Barcelona, se planteó una reforma con el objetivo de ganar tráfico, aunque el cambio fue mucho más global. “Me acabé de decidir a hacer la reforma cuando cursé las Jornadas de Gestión de Oficina de Farmacia de la Asociación de Farmacias de Barcelona y Esade, y concretamente, cuando asistí a la sesión impartida por el economista Carlos Torrecilla”, explica Nialet.

Su farmacia tiene la particularidad de disponer de dos entradas que dan a dos calles distintas, con un mostrador en medio que, antes de la reforma, dividía el local en dos partes. La idea básica fue abrir espacios para que el usuario pudiera entrar por una puerta y salir por la otra, así como aumentar los puntos de venta de tres a cuatro.

 

 

Lineal de bienestar y belleza

 

La optimización del espacio permitió mayor exposición del producto, más comodidad para los clientes y la creación de una zona de atención personalizada. La titular apostó además por secciones nuevas, como el rincón del cuidador y seniors. Además, incorporó un sistema automático de cobro del efectivo y etiquetas electrónicas. “La reforma me ha aportado modernidad, algo que creo que los usuarios valoran”, señala.

“La imagen de la farmacia es diferente, creo que transmite modernidad, y siempre resulta más atractivo entrar en un lugar renovado, donde ves que pasan cosas”, indica. Además, impulsada por esta transformación, su proyecto ha crecido, con la apertura de un local próximo o a la farmacia donde ofrece servicio de nutrición, podología y fisioterapia.

 

Farmacia con personalidad propia

Marina Oriol, con oficina de farmacia en la ciudad de Barcelona, se encuentra en pleno proceso de reforma. A pesar de la importante inversión que requiere y de la incertidumbre sobre los resultados, tras la experiencia de dos reformas importantes, esta titular opina que merece la pena el cambio. “Transmites a tus pacientes/clientes ganas de innovar, de que quieres que se sientan más cómodos y ofrecerles espacios más ordenados”, afirma.

 

Lineal de higiene corporal

 

Esta farmacéutica tenía clara una premisa: “No quería una farmacia como las demás, sino que tuviera su personalidad, y en nuestro caso esta idea estuvo ligada a salvar unos arcos que creímos desde el principio que teníamos que mantener”, apunta.

La elección de la empresa a contratar no es fácil, ni el proceso de diseño de la nueva farmacia. “Nos reunimos cuatro o cinco horas dos veces al mes para cuadrar cada milímetro”, explica Oriol. Una vez comenzadas las obras, los imprevistos son múltiples y, además, nada asegura que el resultado sea el esperado; sin embargo, esta incertidumbre no debe ser un freno a la hora de querer ofrecer algo diferente a los usuarios. En el caso de esta titular, su objetivo es que vean una farmacia más amplia y espaciosa, aunque incide en que es necesario encontrar el equilibrio, para que el ambiente no quede “desangelado”.

Oriol espera que la nueva imagen traslade su propia filosofía, es decir, “que perciban la farmacia como un espacio de salud tranquilizador, que puedan disfrutar de zonas de servicio, donde la dermofarmacia sea una buena experiencia de compra y que la consulta farmacéutica sea bien resuelta profesionalmente”, afirma.

Artículos Relacionados

Copyright © 2017 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.