Recomendaciones europeas en el manejo de la hipertensión arterial

Ángel Sanz Granda
Farmacéutico experto en Evaluaciónde Tecnologías Sanitarias

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

En el muy reciente 28º Encuentro Europeo sobre Hipertensión y Protección Cardiovascular (Barcelona, 9-11 junio 2018) se han presentado las nuevas Guías Europeas para el diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial. En éstas, a diferencia de las recientes recomendaciones de EE.UU., la clasificación basada en las cifras de presión arterial se mantiene como en las previas, de 2013, pero se recomienda un tratamiento inicial más intensivo.

En el caso de las Guías Europeas, se consideran las cifras de presión 130-139 / 85-89 mmHg como presión arterial normal elevada (en las americanas se consideran como hipertensión grado 1). Un aspecto novedoso de estas nuevas guías, respecto de su versión de 2013, es la recomendación de la instauración de farmacoterapia con el objetivo terapéutico de mantener la presión sistólica por debajo de 140 mmHg en la población mayor de 65 años, sin que sea <130 mmHg; asimismo, en aquellos individuos cuya edad sea menor de 65 años, y que puedan tolerarlo, se recomienda una cifra de 130 mmHg o inferior, pero que no <120 mmHg. Para la presión diastólica, se recomienda un valor <80 mmHg para todos aquellos que estén en tratamiento farmacológico.

Respecto del tratamiento farmacológico, las nuevas Guías Europeas recomiendan una intensificación respecto de las anteriores de 2013: en la mayoría de los pacientes tratados, se recomienda la administración de dos fármacos antihipertensivos, preferentemente en un único comprimido. Los grupos farmacológicos recomendados en este tratamiento son: un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) o un antagonista de los receptores de angiotensina II (ARA-II), asociado a un calcio antagonista o a un diurético, y todo ello, preferentemente en un único comprimido. En caso de no alcanzar el objetivo de tratamiento, se adicionaría al IECA o al ARA-II, un calcio antagonista más un diurético, asimismo, preferentemente en un único comprimido. Si, aun así, no se alcanzara el objetivo terapéutico, se recomienda añadir espironolactona o un alfa bloqueante o un beta bloqueante.

En definitiva, las nuevas Guías Europeas para el manejo de los pacientes hipertensos son menos radicales que las recientes de EE.UU (que consideran ya hipertensión  en grado 1 las cifras de 130-139 / 80-89 mmHg), pero señalan un tratamiento inicial más agresivo, con la administración conjunta de dos fármacos a la población general (IECA o ARA-II junto con un calcio antagonista o un diurético). Finalmente, abordan el problema del cumplimiento terapéutico mediante la recomendación de comprimido único.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2018 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.