Eficacia y seguridad de los nuevos antidiabéticos

Ángel Sanz Granda
Farmacéutico experto en Evaluaciónde Tecnologías Sanitarias

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Dado el aumento progresivo de la prevalencia de la diabetes tipo 2 (D2), la investigación en este campo ha dado abundantes frutos, como las terapias basadas en incretina (los inhibidores de dipeptidilpeptidasa, DPP-4 o gliptinas, y los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1, GLP-1) o los inhibidores del co-transportador de sodio-glucosa, SGLT-2 o glifozinas. Las recomendaciones internacionales indican un escalado de los SGLT-2 o de las terapias basadas en incretina en aquellos pacientes que no consiguen un buen control con metformina sola.

 

 

Unos investigadores han evaluado la eficacia y seguridad de estos nuevos tipos de antidiabéticos a partir de la literatura existente. Para ello, extrajeron los estudios con pacientes D2 que comparaban inhibidores de SGLT-2, agonistas GLP-1 o inhibidores DPP-4 entre ellos o con un grupo control -definido como placebo o no tratamiento- en estudios de una duración mínima de 12 semanas. El resultado principal de la eficacia fue la mortalidad por cualquier causa; los secundarios agruparon mortalidad cardiovascular, eventos cardíacos como insuficiencia cardíaca, infarto o ictus, fatales o no; se analizó asimismo un resultado cardiovascular compuesto de muerte cardiovascular, infarto e ictus no fatales. El resultado de seguridad fue la incidencia de efectos secundarios (todos, los graves y los que obligaron a retirarse del estudio), así como los episodios hipoglucémicos graves o no. Los resultados se analizaron mediante metaanálisis en red, incluyendo comparaciones directas e indirectas.

Se identificaron finalmente 236 estudios, que agruparon a 176.310 pacientes. Respecto del resultado principal, SGLT-2 y GLP-1 mostraron un riesgo de muerte por cualquier causa inferior al de los grupos control. (HR: 0,80 y 0,88 respectivamente). Asimismo, los SGLT-2 y GLP-1 se asociaron con una mortalidad inferior (HR: 0,78 y HR: 0,86 respectivamente)  a la observada con DPP-4 (DPP-4 no mostraron una reducción significativa respecto de los grupos control: HR: 1,02). SGLT-2 y GLP-1 mostraron una mortalidad cardiovascular inferior a los grupos control (HR: 0,79 y 0,85). SGLT-2 se asociaron con menores tasas de insuficiencia cardiaca (HR: 0,62) y de infarto de miocardio (HR: 0,86) que los grupos control. Finalmente, los GLP-1 mostraron un mayor riesgo de eventos adversos, provocando el abandono en los ensayos clínicos, que SGLT-2 (HR: 1,8) y DPP-4 (HR: 1,93).

Los investigadores concluyen que la utilización de inhibidores de SGLT-2 o agonistas de GLP-1 se asocia a una mortalidad inferior a la observada con los inhibidores de DPP-4 o con placebo o con no tratamiento: asimismo, el uso de los inhibidores de DPP-4 no se asoció con una reducción de muerte respecto de placebo o de no tratamiento.

Zheng SL, Roddick AJ, Aghar-Jaffar R, et al. Association between use of sodium-glucose co-tranporter-2 inhibitors, glucagon-like peptide-1 agonists, and dipeptidyl peptidase 4 inhibitors with all-cause mortality in patients with type 2 diabetes. JAMA. 2018;319(15):1580-1591.

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.