“No se está tan cercano al socio como se debería”

Fernando Castillo. Director General de Novaltia

 

Novaltia, una de las principales compañías de distribución farmacéutica de España, ha puesto en marcha el I Encuentro de Jóvenes Profesionales Farmacéuticos ‘Novaltia & Young’, donde reunió a 130 jóvenes farmacéuticos en un novedoso foro profesional en el que se ha ahondado en la importancia de escuchar a los socios para que la cooperativa pueda adaptarse a sus necesidades. En este I Encuentro de Jóvenes Profesionales Farmacéuticos ‘Novaltia & Young’, a través de herramientas propias del ‘ecosistema emprendedor’, los participantes han compartido conocimiento y experiencias dando forma a ideas que se transformarán en acciones concretas en los próximos meses. Hablamos con Fernando Castillo, Director General de la cooperativa.

 

¿Cree que las cooperativas de distribución le han dado la importancia necesaria al socio?

En este punto tenemos que entonar todos el “mea culpa”. En general, no se está tan cercano al socio como se debería, y eso pasa factura cuanto más volumen tiene la empresa.

En la fusión que tuvimos hace ya más de tres años intentamos ser especialmente cuidadosos para no perder la cercanía con nuestros socios. A pesar de hacer un riguroso trabajo de comunicación, nos hemos dado cuenta de que, en el caso de nuestros farmacéuticos jóvenes, la lejanía era mayor. Y eso que ya representan un tercio del total de nuestra masa social. Nos ha parecido fundamental acercarnos más a todos, pero a ellos de manera muy especial.

 

¿Falta el espíritu de cooperativa entre los jóvenes?

Creo que lo perciben de una manera distinta. Los farmacéuticos que han vivido otra época de la farmacia conocen perfectamente los avatares de los mayoristas y los beneficios que les supuso la creación y sostenimiento de las cooperativas. Siempre han sido la gran defensa del modelo mediterráneo de farmacia y, gracias a eso, los farmacéuticos se han podido aglutinar para defender sus intereses, no solo comerciales, sino también políticos. Pero es cierto que las nuevas generaciones, incluso personas que provienen de farmacias y farmacéuticos muy ligados a la cooperativa, tienen un concepto muy distinto, con unos valores diferentes y desde  nuestro punto de vista no hemos sabido transmitírseles la importancia del proyecto.

 

¿Puede ser peligrosa esta desinformación para el modelo mediterráneo?

Sin duda. Pero es un problema que intuíamos y que fundamente es culpa nuestra. No hemos apostado lo suficiente por la comunicación, por la información y, no porque sea insuficiente, sino porque no lo hacemos de la manera adecuada para que llegue a este sector joven. En eso debemos ir coordinados con los Colegios y el Consejo General de farmacéuticos.

 

 

¿Intentan llegar a los jóvenes desde la facultad?

Sí. Tenemos un acuerdo con la Universidad de San Jorge, la única con facultad de farmacia en Aragón, a través de becas Novaltia y, además, hacemos anualmente un par de eventos. También invitamos a los alumnos de cuarto curso a visitar la cooperativa y les ofrecemos prácticas en la empresa. Hemos colaborado también con la Universidad de Deusto.

 

¿Cuáles son los objetivos de Novaltia a medio y largo plazo?

Fundamentalmente dos. El primero, la consolidación de la estructura de empresas en el norte de España a través de la cooperativa de segundo grado Unnefar. Recientemente se han incorporado Cofano (Cooperativa farmacéutica del Noroeste) y Cenfarte (Centro Farmacéutico del Norte), lo que nos permitirá beneficiarnos de las sinergias que se generan por la actividad conjunta de los miembros, mejorar el posicionamiento en el mercado y las condiciones comerciales, manteniendo en todo momento la identidad de cada empresa.

En segundo lugar, ampliar la cartera de servicios Cruzfarma y la presencia de la marca en la farmacia. Iniciativas como Novaltia & Young han hecho que surjan nuevas ideas  que  nos  han  lanzado como reto nuestros socios, y el objetivo es canalizarlas a través de los servicios Cruzfarma.

 

Esas nuevas ideas, ¿se trasladarán al resto del grupo?

Muchas se centran en la gestión integral de la farmacia, y estamos ya trabajando en ellas. Aunque la experiencia nos dice que la mayoría de los proyectos que llevamos a cabo son útiles para el socio, hay que ver si el enfoque es el correcto. En este sentido, Novaltia, que es la cooperativa más grande de Unnefar, hace muchas veces de prueba piloto y lo que desarrollamos aquí se va incorporando gradualmente en otras cooperativas Unnefar.

Nos han sorprendido ciertas iniciativas que han surgido a raíz del evento. Han sido más de 100 ideas. Algunas las habíamos pensado, pero no teníamos claro que estuvieran tan arraigadas dentro del propio farmacéutico. Esa idea generalizada de que a los jóvenes no les importa su cooperativa no es cierta. Quieren implicarse, pero es la estructura la que se tiene que adaptarse a los nuevos tiempos y a sus socios y no al contrario.

 

¿Tienen las cooperativas esa flexibilidad?

A veces no. Es un sector muy endogámico y esa falta de flexibilidad puede debilitar el modelo y abrir una brecha, porque es fundamental explicar a los farmacéuticos jóvenes el modelo mediterráneo y las ventajas que efectivamente les aporta.

 

¿Qué elementos les diferencian de otros grupos?

Desde el equipo directivo y el consejo rector estamos buscando permanentemente nuevas fórmulas para dotar a la farmacia de los servicios que requiere y eso es una buena estrategia para diferenciarnos. Aunque todos hacemos benchmarking y vamos adaptándonos de distinta manera, es cierto que el ser muy activo al final tiene sus ventajas.

Y el modelo de Unnefar, como cooperativa de segundo grado, hasta ahora nos ha beneficiado mucho. Cuanto más grande es la cooperativa más rígida se vuelve y más difícil es mantener la cercanía con nuestros farmacéuticos copropietarios. La cooperativa de segundo grado nos ha permitido hasta ahora crecer en tamaño y eficiencia sin perder cercanía. 

 

¿Continuará concentrándose el mercado de la distribución en España?

La verdad es que ahora hay mucho movimiento y mucho diálogo en el sector. Aquellas compañías que todavía no están integradas en alguno de los grupos que se han creado están buscando cómo poder formar parte de ellos. Hoy es muy difícil sobrevivir solo, aunque tengas un mercado relativamente grande. En breve, en los próximos meses, se va a consolidar definitivamente la estructura de la distribución en España, aunque no está cerrado con qué compañías. El resultado va a ser muy similar al que ya existe en Europa: 4 ó 5 grandes empresas que acaparen la práctica totalidad el mercado.

Además, se pueden barajar varias posibilidades a la vez: Puede haber fusión entre cooperativas que ya están integradas en grupos, y es posible a su vez que esos grupos se integren con diferentes fórmulas en un grupo mayor. Las dos opciones son compatibles.

 

¿A la hora de negociar es importante  la proximidad geográfica?

Es cierto que, en logística, “las distancias cortas” ayudan muchísimo. El tener compañías próximas que cubran una zona desde el punto de vista de sinergias logísticas es fundamental. Pero no sólo están éstas. También son  importantes  las  sinergias  en compras,  administrativas,  nuevas tecnologías, etc. Además, ahora mismo se puede trabajar en algunas de ellas de forma “no presencial”, sin que la distancia sea un gran problema, por lo que se abren nuevas posibilidades.

 

 

¿Ya han adaptado la Guía de Buenas Prácticas en sus almacenes?

Tenemos nuestros cuatro almacenes certificados en buenas prácticas de distribución. Fuimos rápidos porque teníamos un sistema muy consolidados y certificado en UNE EN ISO 9001, 14.001 y sistema integrado de gestión, por lo que ya había muchos procedimientos instaurados. Además, estábamos trabajando ya con más de 200 indicadores de calidad y medioambiente.

La adaptación desde el punto de visto técnico no fue complicada, pero sí es cierto que consideramos que alguno de los requerimientos de las BPD no tienen demasiado sentido en la práctica diaria. Hay normas, como por ejemplo el control de temperatura a menos de 25ºC en el transporte que, en un territorio como España, donde las distancias no son tan largas como las que se dan en Estados Unidos o en otros países europeos, nos parecen muy rigurosas. Están pensadas para países con pocos repartos y muy largos. Los estudios de estabilidad de los medicamentos demuestran de forma clara que cumplimos de sobra con los medios utilizados actualmente por la distribución en España.

 

La pregunta planteada para estructurar el I Encuentro de Jóvenes Profesionales Farmacéuticos ‘Novaltia & Young’ ha sido clara: ¿Cómo ayudar a tu cooperativa para que responda de forma ágil y alineada a tus necesidades? Alrededor de esta cuestión se ha creado un proceso de trabajo colectivo en el que se han trazado 18 propuestas englobadas en 3 grandes ámbitos de innovación:

1. Incrementar el vínculo entre los socios y con la cooperativa profundizando en la cooperativa como comunidad, un punto muy importante porque la cercanía al socio es fundamental en el actual modelo, ya que las oportunidades de negocio se generan cuando existe confianza, y ésta se crea a través de las relaciones personales.

2. La cooperativa y la colaboración con otros como vía para mejorar la gestión de las farmacias (economía colaborativa como oportunidad para mejorar la farmacia).

3. Herramientas para mejorar la experiencia del cliente en la farmacia, un punto fundamental, ya que el 53% de la fidelización depende de su experiencia de compra, de las emociones que se experimentan en el punto de venta.

Se ha presentado también una nueva plataforma web, que servirá de espacio abierto para la continua reflexión y participación de los socios: www.novaltiayoung.com

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2017 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.