“Nuestra finalidad es ser útiles a la sociedad”

Entrevista a Núria Bosch. Vicepresidenta del Col·legi de Farmacèutics de Barcelona (COFB) e integrante del Comité Organizador de Infarma Madrid 2018

 

 

¿Qué se encontrarán los visitantes de Infarma este año en Madrid?

El congreso será un punto de en­cuentro donde los farmacéuticos podrán seguir adquiriendo conoci­mientos para hacer avanzar conjun­tamente la profesión. Se centrará, y cada vez trabajamos más en esta línea, en dar el mejor servicio a la po­blación, dar valor al paciente.

Para lograr este objetivo se ha tra­bajado en un programa ideado al­rededor de tres grandes áreas: la profesión, la gestión y la tecnología, puntos de máximo interés para los farmacéuticos. Todo esto acompa­ñado con debates donde se aborda­rán cuestiones de actualidad y de fu­turo. Es un salón donde más de 380 laboratorios y empresas participan para continuar teniendo un contacto directo y personal con todos los pro­fesionales del sector.

 

¿Qué destacaría de esta edición de Infarma?

Hay bastantes novedades. Por ejem­plo, la zona de pósteres científicos: este año estarán digitalizados, lo cual mejorará mucho su consulta y visualización, y la hará más actual y dinámica.

Otra iniciativa son las aulas si­lenciosas. Contaremos con un no­vedoso concepto para mejorar la audición, ya que las salas de las conferencias dispondrán de unos sistemas que tendrán un sonido de alta calidad sin necesidad de utilizar altavoces. Generaremos un entorno sin ruido que favorecerá la concentración y el trabajo en las aulas sin distorsión externa.

Otra innovación es el hackathon, un espacio para poner en común las ideas de los farmacéuticos. En él se debatirán y trabajarán de forma in­tensa las iniciativas de éxito que es­tán desarrollando las farmacias.

 

En la última edición de Infarma celebrada en Madrid el 95% de los expositores y el 90% de los visitantes profesionales valora­ron como positiva o muy positiva su participación en la Feria. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

Sin duda la colaboración fructífera y el buen entendimiento de los dos Colegios. Este evento no sería posi­ble sin el trabajo continuo de ambos, y todo ello de la mano de Interalia. El hecho de la alternancia nos permi­te aprender y preparar cada edición con tiempo suficiente.

Y destacar el trabajo del comité organizador y del comité científico para conseguir un programa que se adecúe a las necesidades del mo­mento, variables año a año entre los profesionales, y buscar en cada caso los expertos y profesionales más re­conocidos en cada tema.

 

Este año se celebra la 30 edición. ¿Cómo ha evolucionado Infarma a lo largo de los años?

Ha evolucionado de la mano del sec­tor. Se ha ido centrando en el pacien­te. Vemos que todos los debates, los temas, cada vez más tienen como objetivo qué podemos aportar como farmacéuticos a la salud del pacien­te, el valor profesional que podemos añadir más allá de la dispensación para garantizar el bienestar que los tratamientos deben tener.

 

¿Qué planes de futuro tienen para este congreso?

Será vital continuar colaborando, se­guir siendo un punto de encuentro que sea muy útil para los profesio­nales. El futuro y el éxito radica en darles un foro donde puedan inter­cambiar opiniones y encontrar cono­cimiento alrededor de su profesión.

 

El hackathon

es un espacio de ideas

en común

 

El Col·legi de Farmacèutics de Barcelona (CoFB) cumple 120 años este 2018. ¿Cómo valoraría su trayectoria?

En realidad el hecho de unirnos como profesionales se remonta a mucho tiempo atrás, pero sí es cierto que como colegio de farmacéuticos de la provincia de Barcelona, este año cumplimos 120 años.

De esta trayectoria podría des­tacarse la importancia del trabajo continuado y conjunto con todos los estamentos de la profesión para perseguir objetivos comunes que re­viertan en el beneficio de nuestra ac­tividad, y sobre todo, en el beneficio de la sociedad. En definitiva, nuestra finalidad es cómo hacer útil al farma­céutico para la sociedad.

Ponemos el foco en ofrecer el mejor servicio a los más de 8.600 profesionales que representamos a través de herramientas como la formación continuada, la asesoría, información sobre el medicamento, fomentar la comunicación tanto con el colegiado como con el resto de la población, facilitar el ejercicio en el día a día y custodiar la ética profe­sional y el fomento de la excelencia, ámbitos muy importantes. Conside­ramos que velar por la deontología de la profesión es también uno de nuestros aspectos claves como co­legio profesional.

 

¿Qué líneas estratégicas desa­rrollará el CoFB este año?

Hemos trabajado a nivel de la junta de gobierno cinco líneas que guíen nuestra actuación.

 Una se basa en velar por la calidad de la profesión a través de aspectos como la formación continuada o el conocimiento del código deontológi-co, que son dos premisas básicas. Una segunda línea estratégica sería cómo hacer útil esta institución para todos los farmacéuticos de todos los ámbitos asistenciales. Una tercera línea se centraría en reforzar el rol de los farmacéuticos como agentes de salud; una cuarta, en fortalecer el modelo de farmacia comunitaria, impulsando la cartera de servicios y campañas que sitúan al paciente como centro de atención de la pro­fesión, como la detección precoz de la diabetes o del cáncer de piel; y la última se focalizaría en cómo mejo­rar el funcionamiento de la Junta de Gobierno.

 

 

Hablaba de algunos de los servi­cios que han ofrecido reciente­mente las farmacias catalanas. ¿Tienen en mente ampliar esta cartera?

Actualmente estamos trabajando con los programas de la cartera que ya están en marcha, como el Programa de Detección de Cáncer de Colon, SPD, cesación tabáquica, educación sanitaria a la gente mayor, el VIH... Paralelamente hemos desarrollado algunas campañas en 2017, como pueden ser la de la detección precoz del cáncer de piel, de la que ya he­mos hecho dos ediciones y estamos planeando la tercera, la campaña de detección del ictus, prediabetes... y pretendemos afianzarlas de cara a 2018 para que permanezcan de for­ma estable en la oficina de farmacia.

También estamos consolidando el Programa de Farmacias Centine­las para vigilar el buen uso de los medicamentos por parte de los pa­cientes, un programa que empezó como una prueba piloto y se am­plió a 60 farmacias concertadas en 2017. O el proyecto Radars, cuyo objetivo es velar por las personas mayores que viven en riesgo de ex­clusión social.

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.