“Se cree que muchos de los casos de TDSH podrían estar sobrediagnosticados”

 

Dra. Isabel Santillán
Especialista en Ginecología y Obstetricia

y miembro de Top Doctors

 

La Dra. Santillán es una prestigiosa especialista en Ginecología y Obstetricia y miembro de Top Doctors. Compagina su vida profesional con la docencia en el Máster de Reproducción Asistida en la Universidad Jaime I. Actualmente, ejerce como directora médica en su pro­pia clínica, el Centro Médico Palencia en Madrid.

 

¿Hay datos sobre qué porcentaje de mujeres sufren Trastorno de Deseo Sexual Hipoactivo (TDSH) femenino?

El Trastorno de deseo sexual hipoactivo femenino (TDSH) describe la dismi­nución del deseo sexual de la mujer de forma persistente durante 6 meses o más, con ausencia de fantasías sexua­les y escaso o nulo interés por la acti­vidad sexual. El TDSH es la disfunción sexual más frecuente. Según el es­tudio “Women’s International Sexuality and Health Survey” (WISHeS), de 1.356 mujeres de edades comprendi­das entre 20 y 70 años de Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia, hasta un 29% de las mujeres lo padecerían. Sin embargo, se cree que muchos los casos de TDSH podrían estar sobrediagnosticados, puesto que la sexuali­dad de la mujer es mucho más selecti­va que la del hombre y es mucho más sensible a la calidad y duración de la relación, se estima que muchos de estos trastornos podrían desaparecer con el estímulo adecuado.

 

Es un trastorno que se produce sobre todo en las fases de premenopausia y menopausia. ¿Por qué?

El deseo sexual está mediado a nivel hormonal fundamentalmente por la testosterona y otras hormonas mascu­linas. El ovario produce una cantidad de hormonas masculinas que de he­cho son precursoras de las femeninas. En la menopausia y premenopausia la capacidad del ovario del producir es­tas hormonas disminuye. Además del efecto de estas hormonas sobre el sistema nervioso central, también son importantes en la lubricación de la vagi­na, que también disminuye y empeora la calidad de las relaciones sexuales, y con ello a largo plazo el deseo sexual. Otras sustancias relacionadas con el deseo sexual como la serotonina y la oxitocina también se modifican en la premenopausia y menopausia.

 

En 2015 se aprobó el uso de la “viagra femenina”, flibanserina, para tratar el TDSH. Tras dos años en el mercado, ¿puede afir­marse que sea eficaz? ¿Está indi­cado su uso fuera del TDSH?

La flibanserina es eficaz en algunas mu­jeres con TDSH, pero no en todas. Esto depende de la causa que ocasione el TDSH. La indicación que tiene apro­bada es sólo para la TDSH, pero dado su mecanismo de acción podría tener otras aplicaciones como otros fárma­cos similares. De hecho, se investigó inicialmente como antidepresivo.

 

 

¿Cómo funciona la flibanserina en el organismo?

La flibanserina actúa sobre los re­ceptores de serotonina y mejora la sintomatología de las mujeres en las que la serotonina es el factor funda­mental del trastorno.

 

Se ha hablado mucho de los efec­tos secundarios de este fármaco. ¿Cuáles son?

Entre los principales efectos secun­darios se encuentra la hipotensión arterial, náuseas, somnolencia diurna e insomnio. Estos se incrementan con el consumo de alcohol. No se han de­tectado efectos secundarios graves.

 

¿Hay evidencia científica de sus efectos y seguridad a largo plazo?

La mayoría de los fármacos que actúan selectivamente sobre la serotonina son bastante seguros. En cuanto a la eficacia depende de si la serotonina está implicada en el trastorno.

 

Con otro antidepresivo, el bupropión, se ha realizado un ensayo clínico con mujeres con TDSH. ¿Está indicado su uso en esta pa­tología o está previsto indicarlo?

La acción del bupropión es similar a la de la flibanserina, pero en su ficha técnica no está considerado su uso en el TDSH. Sin embargo, dados los resultados prometedores de los últi­mos estudios es muy posible que se incluya próximamente.

 

¿Existe algún otro fármaco en fase de investigación para tratar este problema?

Existen otros fármacos para tratar el TDSH. La testosterona es muy eficaz, aunque tiene efectos se­cundarios virilizantes cuando se usa a largo plazo. La tibolona tiene efecto similar a las hormonas mas­culinas a nivel del sistema nervio­so central, similar a las hormonas femeninas en la vagina mejorando la lubricación y no tiene efectos ne­gativos sobre el útero y la mama. El sindenafilo, sobre todo adminis­trado por vía vaginal, aumentaría el flujo sanguíneo a nivel del clítoris y la lubricación vaginal mejorando el deseo. También parecen eficaces fármacos que modifican los niveles de prolactina.

 

¿Qué problemas psicológicos produce el TDSH?

El TDSH suele producir un empeo­ramiento en la calidad de la relación con la pareja, pero no necesaria­mente alteraciones psicológicas en la mujer.

 

¿El tratamiento farmacológico es efectivo sin psicoterapia?

Aunque el TDSH también puede te­ner un origen psicológico, la psico­terapia es tanto más eficaz cuanto más componente psicológico tenga el trastorno.

 

¿Puede ayudar la fitoterapia a tratar el TDSH?

La fitoterapia puede ayudar a tratar la TDSH ya que puede compensar parcialmente el déficit de hormonas femeninas, pero las hormonas más implicadas en este trastorno son las masculinas.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.