Construyendo tu fortaleza

Miguel Ángel Artal Lerín
Presidente de Novaltia

 

Aunque en el desarrollo de la vida y de las profesiones en realidad nunca existen épocas de calma total, sí que es verdad que a veces hay momentos en los que se tiene la sensación de que todo se mueve más rápido, de que todo el mundo camina más veloz, de que estamos ante cambios sustanciales… Y ahora, en cuanto a la distribución farmacéutica se refiere, nos encontramos en uno de esos momentos. Y sólo el paso del tiempo y la atalaya que ofrece, nos demostrará si era una sensación exagerada o no y hará que veamos la magnitud de los cambios en los que ahora estamos inmersos.

Independientemente del momento, desde Novaltia hace muchos años que teníamos claro que la fuerte atomización de la distribución farmacéutica no tenía sentido de cara al futuro. Por ello siempre hemos participado en las iniciativas que han ido surgiendo dentro del sector: Acofar, Edifa, Cruzfarma y ahora Unnefar. Y las hemos apoyado con decisión. Pensamos que, como idea general, los conceptos de integración y unidad son buenos, certeza que ya en su momento nos llevó a protagonizar la primera fusión entre dos cooperativas farmacéuticas españolas y que dio como resultado el nacimiento de Novaltia. Y seguimos apoyando fórmulas de integración pero sin perder nuestra identidad, sin perder nuestra cercanía al socio ni nuestra manera de hacer y entender las cosas.

Formar parte de Unnefar, junto a un grupo de cooperativas que comparten los mismos valores que nosotros, nos hace sentir muy cómodos ante los retos que se avecinan. Consideramos que es la herramienta ideal para lograr el tamaño que permita hacer efectivas y rentables sinergias entre todos los integrantes del grupo.

Pero conviene recordar que nos debemos a los intereses de nuestros socios, los farmacéuticos, y por tanto, es nuestro deber estar atentos a todo cuanto acontece y dialogar en todo lugar y situación, siempre que pueda derivarse o intuirse un beneficio para ellos. Entendemos que Unnefar es un organismo dinámico, tanto en su proceder interno, en lo relativo al grupo, como hacia el exterior.

En Novaltia no nos olvidamos, en medio de todos estos movimientos, de que nuestro fundamento es el suministro, con la mayor eficiencia y rentabilidad, de cuantos productos y servicios nos demande la oficina de farmacia, creando a la vez una empresa rentable y solvente para nuestros socios cooperativistas.

Y ahí, en la calidad del servicio y la cercanía a la farmacia, germina y crece la fidelidad del socio que dota de sentido a la cooperativa y que, unida a la fidelidad a las ideas por las que se creó, a una cuenta de resultados saneada y con recursos suficientes, a la unidad en el consejo rector y a la colaboración total entre consejo y directivos, dan a Novaltia la fortaleza necesaria para tener libertad tanto en sus actuaciones diarias como en sus decisiones más políticas o estratégicas.

Como en todo grupo humano, la fortaleza otorga la libertad. Es clave para tomar las decisiones correctas no estar sujeto a servidumbres económicas o preocupaciones por la viabilidad o la unidad de la empresa. No querríamos nunca encontrarnos en la situación de las empresas que tienen que tomar decisiones acuciadas por su debilidad.

Trabajaremos para que la Novaltia que hemos recibido siga transitando en el futuro guiada por los mismos valores que ha acreditado hasta ahora, pues entendemos que, si logramos hacer las cosas bien, no sólo ayudaremos a nuestra empresa y a nuestros socios, sino que estaremos apoyando desde nuestra humilde posición, a todo el movimiento cooperativo y a todos los farmacéuticos españoles.

Para ganar el campeonato cada uno tenemos que cumplir en el puesto que nos ha tocado, y además ser, como siempre, compañero leal y colaborador. A vuestra disposición.

Artículos Relacionados

Copyright © 2017 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.