Por una farmacia más segura

Juan Ramón Palencia Coto
Presidente de la Cooperativa Farmacéutica Asturiana COFAS

 

El sector farmacéutico está inmerso en la actualidad en una etapa de profundos cambios que afectan directamente al día a día de nuestra profesión. Y se hace más necesario que nunca tener muy claro el verdadero fin de nuestra actividad que es la labor asistencial a la población.

No hemos de perder de vista el ahorro que supone un sistema sanitario como el nuestro. En España en la actualidad hay más de 22.000 farmacias distribuidas por todo el territorio nacional. La distribución farmacéutica suministra a todas ellas los medicamentos que necesita como mínimo una vez al día, sin tener en cuenta en ningún momento el tamaño y ubicación de la farmacia. Hay una realidad que nos preocupa a los distribuidores farmacéuticos como es el cada vez mayor incremento de los costes y la notable bajada de los precios. La última bajada de precios de referencia incrementará aún más los problemas que se derivan de las faltas por ser materialmente imposible poder rotar el stock por la fecha de publicación de la orden y por la celebración de las fiestas navideñas. Esto tendrá como consecuencia que haya menos días hábiles para poder rotarlos. A menudo me pregunto qué visión tiene la Administración de esta realidad que nos acecha y qué medidas planifica para tratar de poner solución a un problema que es cada vez mayor y que percibimos con más frecuencia en nuestro día a día como son las faltas y suministros erráticos, que han aumentado considerablemente en este último año.

En esta travesía la farmacia no está sola. Necesita contar con el respaldo y apoyo de la Administración. Se hace más necesaria que nunca la colaboración Administración/Farmacia. Estoy convencido de que si avanzamos juntos conseguiremos dar solución al problema que se plantea con el desabastecimiento de fármacos.

La Organización Farmacéutica Colegial ha desarrollado recientemente el sistema CISMED (Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos) que permite detectar en tiempo real situaciones generalizadas de suministro irregular de medicamentos, dotar a la Organización de información sobre su disponibilidad para facilitar la toma de decisiones de los farmacéuticos, y contribuir a la continuidad de los tratamientos de los pacientes. Las causas son multifactoriales por problemas de fabricación o cupos insuficientes que se reciben de ciertos medicamentos que provocan esas faltas, bien pueden ser por la concentración de las plantas de producción como de las materias primas, y otro factor que influye son los precios tan bajos que tenemos en España que provoca que ante un problema de escasez se derive a otros países donde sea más rentable para las multinacionales, y como resultado la farmacia y el paciente sufren las consecuencias.

La falsificación de medicamentos es otro tema que preocupa a nuestro sector. La implantación del SEVEM (Sistema Español de Verificación de Medicamentos) nos permitirá que el canal de farmacia sea más seguro frente a las falsificaciones. Afortunadamente en nuestro país no hay medicamentos falsificados en los canales habituales. Esta situación sí se produce cuando se compran medicamentos por internet. Es ahí donde las imitaciones del medicamento son muy buenas, y aunque se desarticulan portales de internet continuamente, se implantan otros nuevos con más rapidez. De ahí la necesidad y obligación de garantizar mediante protocolos que los medicamentos que se dispensan en las farmacias son medicamentos seguros. De esta manera la población europea tendrá más claro que el único canal seguro para la adquisición de medicamentos es la farmacia, y esperemos también que este sistema permita mejorar estas faltas que padecemos diariamente en la oficina de farmacia como en la distribución.

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.