Manchas en la piel

 Manchas cutáneas: prevención y tratamiento

 La presencia de manchas en la piel es un  problema dermatológico que afecta a un gran  número de personas. Aunque en la mayoría de los casos las consecuencias son solo estéticas, las personas que las padecen acuden a diferentes especialistas con el objetivo de eliminarlas. En la oficina de farmacia se comercializan una amplia gama de productos despigmentantes. En este sentido la labor del farmacéutico es muy importante a la hora de contribuir a la elección del producto más adecuado y aconsejar  sobre el comportamiento a seguir para evitar su aparición.

La aparición de manchas  se debe a una alteración de la pigmentación de la piel. Antes de tratar los aspectos relativos a la prevención y el tratamiento de las manchas cutáneas, es importante realizar un breve repaso del proceso de síntesis de melanina y las posibles causas de su alteración.

La síntesis de melanina es un proceso complicado que  tiene lugar en el interior de los melanosomas y en el que está implicado el complejo enzimático tirosinasa. La tirosina se trasforma en 3,4-dihydroxyfenilalanina (dopa), ésta a su vez en dopaquinona y finalmente se obtienen las melaninas, que pueden ser de dos tipos  eumelaninas responsables de manchas más oscuras o feomelaninas que dan  lugar a coloraciones más rojizas o amarillentas. La síntesis de esta última depende principalmente de la presencia de grupos sulfidrilos después de la producción de dopaquinona. (Ver figura 1).


tabla_dermo

Etiología y clasificación

En términos generales las manchas son debidas a un cambio de coloración en la piel producida por diferentes causas. Principalmente se localizan en la cara, manos y escote debido a que son las zonas más desprotegidas. Teniendo en cuenta que las razones de aparición de las manchas son variadas podemos encontrar diferentes tipos:

• Lentigos o manchas solares: manchas pequeñas de color marrón o negro. Cuando se produce como consecuencia de la exposición al sol se le denomina lentigo solar o senil y se caracteriza por manifestarse en personas de edad avanzada, principalmente en el dorso de las manos y en la cara.

Cloasma o melasma: son manchas irregulares en forma de placas de color amarillo oscuras. Es especialmente frecuente en las mujeres jóvenes localizándose en la frente, las mejillas y el labio superior. Estas manchas se oscurecen en verano y se aclaran durante el invierno. Se producen sobre todo durante cambios hormonales como el embarazo y con el uso de anticonceptivos.

Vitíligo: manchas blancas derivadas de la pérdida de pigmento. Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, principalmente se localizan en cara, labios, manos, brazos y piernas

Además pueden aparecer otras manchas como pecas, lunares, manchas de nacimiento etc.

Como se ha comentado anteriormente, existen distintos factores que van a desencadenar la aparición de manchas en la piel: herencia genética, exposición solar, envejecimiento, cambios hormonales como  embarazo y menopausia, utilización de ciertos medicamentos como anticonceptivos. También pueden deberse a deficiencias en nutrientes como calcio, vitamina A, B y E y un exceso o deficiencia de hierro.


stk116171rke

 

Tratamiento

Al abordar el tratamiento de las manchas de la piel, podemos hablar de un tratamiento preventivo, utilizando diferentes productos protectores y siguiendo unas pautas para evitar su aparición y de tratamiento propiamente dicho cuándo va encaminado a eliminar las manchas  ya existentes  o atenuarlas.

Prevención

En los casos en que las manchas se produzcan como consecuencia de la exposición a las condiciones ambientales, la adopción de medidas preventivas y el uso de productos protectores es fundamental. Es muy importante utilizar un protector solar que proteja de los rayos UV, ya que sabemos que el origen de muchas manchas es la exposición prolongada al sol.

Tratamiento

Los productos despigmentantes se utilizan, bien para eliminar manchas o bien para enmascararlas, en ambos casos se necesita un constancia en su aplicación para lograr obtener los efectos deseados.

Los productos utilizados para enmascarar o corregir están formados por pigmentos que cubren la superficie cutánea y hacen que la pigmentación sea uniforme. Normalmente contienen sustancias como óxido de titanio, óxido de zinc etc. Estos productos no eliminan las manchas pero mejoran  la apariencia. El uso de maquillajes y bases correctoras permite ocultar imperfecciones y disimular manchas.

Existen en la oficina de farmacia una amplia variedad de productos con sustancias despigmentantes encaminados a eliminar la manchas de la piel, entre los que podemos citar:


stk75854cor

1.    Hidroquinona: Se trata del primer agente despigmentante. El intervalo óptimo de concentración es entre  el 2 y  5%, por debajo del 2% el efecto decolorante es débil y por encima del 5 % puede producir irritaciones. Actúan inhibiendo la oxidación enzimática de la tiroxina e  interviniendo en la formación, melanización y degradación de los melanosomas. Se utiliza en forma de soluciones, emulsiones, geles y cremas para el tratamiento de hiperpigmentaciones cutáneas tales como el melasma ó cloasma, léntigos y pecas. Se debe aplicar normalmente mañana y noche durante varios meses. No se debe utilizar sobre heridas ni en mucosas y durante el tratamiento se deben utilizar filtros solares.

Debido a los efectos secundarios derivados del uso prolongado de hidroquinona, desde el año 2000 el uso de esta sustancia como despigmentante  en productos cosméticos ha sido prohibida en la Unión Europea, limitándose su uso a especialidades farmacéuticas con receta médica, en los casos de contener altos  porcentajes de hidroquinona, (4 %) y sin receta médica, para productos con menor proporción de la sustancia activa (2 %). El resorcinol es un isómero de la hidroquinona que también se utilizaba como despigmentante, actualmente su uso en cosmética también está prohibido.

2.    Ácido ascórbico. Este compuesto posee propiedades despigmentantes al actuar inhibiendo el sistema tirosinasa, además presenta otras ventajas cosméticas como estimular la producción de colágeno, actuar a nivel de los radicales libres, prevenir la aparición de arrugas. Pero tiene el inconveniente de su gran inestabilidad, aspecto que se soluciona utilizando derivados más estables como oleato de ascorbilo, palmitato de ascorbilo etc.

3.    Ácido kojico (5-Hydroxy-2-hydroxymethyl-4-pyrone). Su poder despigmentante se deriva de la acción quelante del cobre y de la inhibición de la actividad de la enzima tirosinasa. Se utiliza en una concentración entre el 0.05% y el 4%. Su principal problema es la falta de estabilidad al oxidarse con facilidad. Por este motivo últimamente se tiende a utilizar  el  kójico dipalmitato que es un derivado más estable. Es menos irritante que la hidroquinona.

4.    Catecoles. El principal representante es el 4-isopropil-catecol, actúan destruyendo las células pigmentadas. Está prohibido su uso en productos cosméticos.

5.    Ácido azelaico (Ácido nonanodioico), ácido fítico y retinol. Al igual que el ácido kójico tienen poder quelante del cobre y también actúan de manera citotóxica en el melanocito. El retinol además tiene propiedades exfoliantes y antiedad.

6.    Glutation. Molécula formada por la unión de tres aminoácidos: ácido glutámico, cisteína y glicina. Su acción despigmentante se debe a la inactivación directa de la enzima tirosinasa al unirse al cobre. Además también inhibe del transporte de tirosinasa hacia los premelanosomas.

78653036

7.    Extractos vegetales. Existen extractos vegetales como gayuba, milenrama, kiwi, regaliz, romero, te, manzanilla etc. que contienen principios activos como luteolina, arbutina, glabridina, hispaglabridina, etc. que se han utilizado tradicionalmente como sustancias despigmentantes.

Otras sustancias con acción despigmentante utilizadas son la melatoina, pantenina,  ácido cafeico, ácido elagico, acidos grasos insaturados, Undecylenoyl phenylalanine, procisteina  etc.  

Las productos despigmentantes comercializados suelen están formados por la combinación de diferentes compuestos de los mencionados anteriormente, además pueden incorporar hidroxiácidos que actúan eliminando las células muertas de la piel y favoreciendo de este modo la acción de los agentes despigmentantes. También son frecuentes las asociaciones con sustancias antioxidantes que neutralizan radicales libres y la incorporación de filtros solares para proteger la zona a tratar de la radiación solar y evitar la reaparición de  manchas

Se debe tener en cuenta que algunas de las sustancias utilizadas como despigmentantes pueden presentar efectos irritantes sobre la piel, por este motivo se ha prohibido el uso de algunas de estas sustancias en productos cosméticos, limitándose su utilización en productos de prescripción médica. Los anexos II y III del RD 1599/1997 establecen las sustancias cuyo uso está prohibido en productos cosméticos o las concentraciones y condiciones de uso permitidas.

Además de la utilización de productos despigmentantes tópicos se puede recurrir al uso de técnicas laser, crioterapia, tratamiento exfoliantes etc. para eliminar manchas de la piel.

Consejo farmacéutico

Se debe utilizar fotoprotectores solares durante la exposición al sol para evitar la aparición de las manchas solares, y evitar exposiciones prolongadas.

U/na mala aplicación de los productos despigmentantes puede dar lugar a irritaciones en la piel, por este motivo se debe seguir las indicaciones médicas y farmacéuticas.

El tratamiento se debe realizar durante el invierno y utilizar fotoprotectores.

Para lograr el efecto deseado se debe ser muy constante dado que los tratamientos suelen ser largos

Antes de la aplicación del producto despigmentante la piel debe estar limpia e hidratada para lograr una óptima absorción, así como realizar previamente una exfoliación de la piel.

Se debe evitar el uso de jabones abrasivos, utilizando sustancias suaves o neutras que no irriten la piel. •

Susana Andueza Irurzun

Doctora en Farmacia

 

 

 

 

 

         

Artículos Relacionados

Copyright © 2017 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.