Celulitis. ¿Cómo luchar contra ella?

La celulitis no es únicamente un problema estético, es una alteración de la estructura del tejido adiposo hipodérmico, con acumulación de tejido adiposo, agua y toxinas en cavidades bajo la superficie de la piel que suele desarrollarse en torno a las caderas, muslos, glúteos y abdomen, y que el organismo es incapaz de eliminar por sí mismo. A consecuencia de esto, se producen alteraciones del tejido conjuntivo y de las fibras de colágeno, que se manifiestan en forma de nódulos. 

 

Tipos

La celulitis puede clasificarse en base a su extensión o localización:

  • en Celulitis Generalizada, que se presenta en mujeres obesas que mantienen malos hábitos alimentarios y vida sedentaria;
  • o Celulitis Localizada, se encuentra en zonas muy concretas como muslos, rodillas, abdomen, nalgas, tobillos, espalda y brazos.
    La primera es la más complicada de tratar, la que causa un mayor defecto estético y mayores molestias, mientras que la localizada es la más común.

A su vez, según sea su aspecto, distinguimos tres tipos (pueden aparecer simultáneamente en la misma persona):

  • Celulitis dura o fibrosa, debida a un endurecimiento de las fibras de colágeno que rodean a los adipocitos. Se encuentra principalmente en mujeres jóvenes y deportistas con tejidos firmes y bien tonificados;
  • Blanda o adiposa, relacionada con un volumen excesivo de lípidos. Afecta a las personas sedentarias y a aquellas que han seguido repetidas y severas dietas drásticas;
  • y celulitis edematosa o acuosa, relacionada con la hinchazón causada por la retención de líquidos y problemas vasculares. Se localiza principalmente en las piernas y es más frecuente en jóvenes y adolescentes.

 

 

Etiología

La celulitis puede aparecer en función de diversos factores, por ejemplo, una predisposición genética puede jugar un papel importante en la aparición de la misma. Además, algunas razas tienen mayor tendencia a presentarla que otras, siendo las mujeres latinas más propensas que las nórdicas a padecerla. También puede ser producida por factores hormonales, especialmente en aquellas etapas en las que la actividad hormonal sufre mayores fluctuaciones (pubertad, embarazo y menopausia) o durante el consumo de anticonceptivos orales (por su componente estrogénico). Diversas patologías como alteraciones metabólicas, hepáticas o renales así como insuficiencias venosas favorecen su aparición o agravamiento. También los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y períodos de estrés (en los que el almacenamiento de grasas se ve favorecido) pueden provocar la aparición de celulitis.

Tratamiento

Existen en el mercado diferentes productos anticelulíticos destinados a combatir el almacenamiento de grasas y favorecer su eliminación, mejorar la microcirculación sanguínea y favorecer el drenaje de líquidos y toxinas retenidos en las zonas afectadas por la celulitis.
Tratamientos tópicos:

Nos encontramos productos en diferentes formas cosméticas como geles, espumas, fluidos o cremas. Los anticelulíticos tópicos tienen una mayor efectividad si previamente la piel ha sido exfoliada. Además es muy importante aplicárselos masajeando la zona a tratar, ya que favorece la microcirculación y la movilización de las grasas.

Recientemente han tomado un importante protagonismo en anticelulíticos los parches transdérmicos en cuya composición se incluyen generalmente ingredientes comunes al resto de anticelulíticos tópicos. El éxito de esta forma cosmética se debe a su comodidad de uso, ya que su aplicación es sencilla y sin necesidad de masajear la zona. Dichos productos por su mecanismo de aplicación y acción, requieren autorización sanitaria por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

 

 

Ingredientes

  • Aquellos que actúan sobre el tejido adiposo:
    • Estimulantes de la lipolisis: movilizan y degradan las grasas, favoreciendo su eliminación, como las bases xánticas (cafeína, teofilina, teobromina y aminofilina), hodeol, piruvato sódico, quercetina, carnitina, complejos bioactivos (que incorporan ingredientes como sales marinas, alga parda y arcillas), el manuronato de monometiltrisilanol (que además aumenta la permeabilidad facilitando la penetración de otros ingredientes) y componentes enzimáticos que ayudan a combatir y eliminar los depósitos de grasas. Durante el embarazo y la lactancia se deben evitar los anticelulíticos que contienen cafeína, ya que esta se absorbe muy fácilmente a través de la piel.
    • Los agentes antilipogénicos o inhibidores de la lipogénesis, como las bases xánticas, el extracto de guaraná o la Myrica cerifera.
    • Inhibidores de la adipogénesis, como los ácidos grasos conjugados, impiden la maduración de los preadipocitos a adipositos.
  • Aquellos que actúan sobre la microcirculación sanguínea y estasis venosa:
    • Los venotónicos, como el extracto de Ginkgo biloba o del Castaño de indias, favorecen el tono venoso y mejoran la resistencia de las paredes vasculares; poseen propiedades vasodilatadoras que mejoran la circulación sanguínea y facilitan la eliminación de los productos de la lipolisis así como de los productos de desecho acumulados.
    • Antiedematosos: Ingredientes que impiden la retención de líquidos como: extractos de Ruscus Aculeatus, Diente de León, Nopal, Vitis vinífera, cumarina, Hamamelis, extracto de hiedra, componentes enzimáticos, complejos bioactivos, pilosela y escina. Disminuyen la permeabilidad capilar y contribuyen a reducir y eliminar los líquidos retenidos, mejorando la circulación en las zonas afectadas.
    • Agentes rubefacientes como el mentol, alcanfor o el extracto de pimienta producen un aumento transitorio de la temperatura en la zona de aplicación activándose la microcirculación y el metabolismo local.
  • Reafirmantes, reestructurantes y aquellos que ayudan a mejorar el aspecto externo de la piel:
    • Despolimerizadores de mucopolisacáridos formadores de nódulos celulíticos, como las hialuronidasas y tiomucasas.
    • Fibrinolíticos: desnaturalizan las fibras de colágeno y elastina que rodean los nódulos celulíticos. Pertenecen a este grupo las sustancias yodadas no hormonales como el ioduro potásico, los extractos de plantas marinas (Fucus vesiculosus) y las enzimas proteolíticas (papaína, bromelaína).
    • Ingredientes que favorecen la síntesis de colágeno y elastina mejorando la elasticidad de la piel como la amadorina (aminoácido de origen vegetal), las proteínas vegetales, oligoelementos o aminoácidos.

 

Complementos alimenticios (también llamados comercialmente nutricosméticos):

En los últimos años se ha aumentado su uso como coadyuvantes de los tratamientos tópicos. Estos productos incluyen ingredientes que ayudan a limitar la absorción de grasas y favorecen su eliminación, activan la microcirculación, favorecen la síntesis de colágeno y elastina. Muchos de los ingredientes son semejantes a los utilizados en las formulaciones tópicas, como la carnitina, el extracto de té verde (facilita la eliminación de grasas y líquidos), fitnol, extractos de plantas (que actúan favoreciendo la circulación venosa y linfática, disminuyendo la retención de líquidos y  activando el metabolismo de las grasas; entre otras, encontramos el enebro, la alcachofera, la gayuba, el fucus, el castaño de indias y el diente de león), la lecitina (que  posibilita el movimiento de las grasas, impidiendo su almacenamiento) y extractos de algas; también se incorporan otros como el ácido linoleico conjugado (CLA) que actúa a nivel de las grasas (disminuyendo su absorción y favoreciendo su eliminación).

 

 

Consejo farmacéutico

  • Las claves esenciales en el tratamiento más eficaz contra la celulitis son la dieta, el ejercicio físico regular y los tratamientos a base de anticelulíticos.
  • Adoptar una alimentación equilibrada y saludable, evitar el consumo de alimentos ricos en grasas y carbohidratos así como las comidas saladas (ya que estas últimas favorecen la retención de líquidos). Se recomienda el consumo de cinco piezas de frutas y verduras diariamente.
  • Se debe practicar ejercicio regularmente y evitar mantener una vida sedentaria; una combinación de ejercicios aeróbicos y cardiovasculares, acelera el metabolismo, mejora el tono muscular y activa la circulación sanguínea.
  • Exfoliar e hidratar con regularidad las zonas afectadas por la celulitis para favorecer la penetración de los cosméticos de tratamiento. Aplicar los anticelulíticos mediante masaje de manera que se favorezca la microcirculación y la penetración de los ingredientes activos
  • Abandonar malos hábitos como el tabaco (que reduce el aporte de oxígeno a las células) y el consumo de alcohol, (ya que este impide que el hígado procese adecuadamente las toxinas y los elementos más pesados de los alimentos que ingerimos, de manera que las sustancias de desecho no son eliminadas).
  • Evitar el café, el té y las bebidas carbónicas ya que pueden provocar un efecto diurético excesivo que fomente la deshidratación del organismo y reemplazarlos por tés sin teína, sucedáneos naturales del café y zumos de frutas naturales.
  • La hidratación es importante, por eso se recomienda beber bastante agua diariamente en función de la actividad de cada persona, consumiendo como mínimo un litro de agua al día.
  • Evitar la ropa ajustada, tacones altos o zapatos muy bajos que no favorecen una adecuada circulación así como los baños o duchas con agua excesivamente caliente, es preferible utilizar agua fría ya que favorece la circulación.•

Carmen Gallego
Farmacéutica

 

4. Barris D, Aliaga A. Higiene de las pieles acnéicas y grasas. Protocolo de actuación. Farmacia Profesional 1999; 13 (4): 82-92.

 

 Productos anticelulíticos:
Las españolas confían menos en la cosmética

 

Si la celulitis se considerase una enfermedad, sería una epidemia: la sufren entre el 85% y el 98% de las mujeres a partir de la adolescencia en mayor o menor grado.

Entre las características de esta alteración estética de la superficie de la piel, destaca que está presente en todas las razas, aunque afecta con mayor frecuencia a la blanca y en menor medida a las mujeres asiáticas; es muy poco frecuente en los hombres, por lo que se cree que el factor hormonal juega un papel relevante en su desarrollo; y aunque suele estar presente en zonas con exceso de tejido adiposo y en personas obesas, la obesidad no es necesaria para que se produzca.

El mercado de productos anticelulíticos, tanto cosméticos como de complementos alimenticios, es una de las formas más sencillas de luchar contra la celulitis y mejorar significativamente su aspecto, a pesar de que es imposible su total eliminación.

Sin embargo, este segmento sufrió una fuerte caída durante el pasado año 2012, concretamente de un 19% en valor (se vendieron 33,3 millones de unidades) y de un 18,5% en volumen (se facturaron 1,03 millones de euros), si lo comparamos con los resultados obtenidos en 2011.

La empresa Bolton Cile acaparó el 27,5% del mercado en valor y el 38,5 en volumen, alzándose con la primera posición en la venta de estos productos. En 2012 vendió 282.000 unidades por las que obtuvo unos ingresos de 12,83 millones de euros. Sin embargo, estos datos comparados con el mismo periodo del año anterior, implicar un descenso del 28 y 28,4% en valor y volumen respectivamente.

Roc se colocó en segunda posición con unos datos muy alejados del primer puesto, concretamente con un 13,1 y un 15,3% de cuota de mercado en valor y volumen. Vendió 135.000 unidades de productos en las farmacias españolas por los que facturó 5,1 millones de euros.

Almirall, en tercera posición, fue la compañía que tuvo un menor descenso con respecto a las ventas de 2011, ya que aunque bajó un 7,2% en volumen, logró crecer un 6% en valor. Su 17,2% en cuota de mercado en valor se tradujo en 177.000 unidades vendidas, y el 13,5% en cuota en volumen, en unas ganancias de 4,5 millones de euros.

Inneov, por su parte, dispensó un total de 59.000 productos en el canal farmacia por los que recaudó 2 millones de euros; y cierra el Top 5 Vichy, con 63.000 artículos vendidos y 1,7 millones de euros facturados.•

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.