I Jornadas de eSalud Asturias: La eHealth, una oportunidad para la farmacia

Publicado el Martes, 29 Abril 2014 12:34
Visitas: 1843

Las tecnologías de la información y la comunicación aplicadas a la salud (eSalud) permiten proporcionar la mejor asistencia sanitaria posible con menor coste, según los organizadores de las I Jornadas de eSalud Asturias, recientemente celebradas en el Auditorio Palacio de Congresos Príncipe de Asturias de Oviedo. El evento, que cuenta con algunos de los mayores especialistas en esta nueva área de la salud, está organizado por la agencia asturiana Salud Social Media y los Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos e Ingenieros en Informática del Principado de Asturias (CITIPA).

La eSalud engloba conceptos como la salud móvil (mHealth), las aplicaciones de salud, la telemedicina, los dispositivos con sensores (wearables), la historia clínica digitalizada, la receta electrónica, la monitorización de la gestión sanitaria, los juegos de salud (gamificación) y las redes sociales (salud 2.0), entre otros. “Estamos asistiendo a una transformación total de la asistencia sanitaria, en la que los pacientes controlan su propia salud a través del móvil o un sensor conectado a la ropa, comparten información por las redes sociales, aprenden de su enfermedad con un juego de salud, acceden a sus datos clínicos en la nube y se comunican con los mejores especialistas desde su casa”, explica Ignacio Alberti, coordinador de las jornadas. El resultado es, asegura, “una mayor satisfacción del paciente, una atención más completa y personalizada y un menor coste”.

Un estudio de The Boston Consulting Group, tras analizar 500 iniciativas en este ámbito por todo el mundo, estima que las aplicaciones y servicios móviles sanitarios pueden ayudar a reducir el coste del cuidado de las personas mayores en un 25%, reducir la mortalidad materna y perinatal en un 30%, y los costes en la recogida de información de hasta el 24%, entre otras ventajas.

 

 

Asturias, pionera
El avance de la telemedicina y la interconexión de toda la asistencia sanitaria colocan a Asturias “en el grupo de cabeza del desarrollo de la eSalud”, según el doctor Crisanto Manuel Alonso, director asistencial del Hospital de Jarrio. Este hospital ha sido pionero en un programa de detección de la retinopatía diabética (primera causa de ceguera entre los 25 y los 65 años) a través de telemedicina. Se trata de una iniciativa de la Consejería de Sanidad y la Federación Asturiana de Concejos (FACC), que ha permitido a los pacientes de zonas rurales realicen las pruebas de detección en los centros de salud en lugar de desplazarse al hospital. La mitad de los 3.500 diabéticos del Área I ya han pasado por el programa y la Consejería ya anunciado su intención de extenderlo a todo el principado.

A través de un retinógrafo portátil, una enfermera toma fotografías de fondo de ojo. El médico de Primaria hace un primer cribado y las imágenes se envían al Servicio de Oftalmología para su evaluación. Eso ha permitido “ahorrar costes y reducir las listas de espera, con lo que se pueden atender otros pacientes”, destaca el doctor Alonso. El Hospital de Jarrio planea extender la teleconsulta a la dermatología. La clave de su eficacia es, añade, “utilizar imágenes de alta resolución e integrar a todos los profesionales sanitarios”.

Una investigación publicada en el último número de la revista Journal of the American Academy of Dermatology se concluye que para que la teledermatología reduzca las visitas presenciales debe hacerse una eficaz preselección de los pacientes, contar con imágenes de alta calidad, dermoscopia si hay lesiones pigmentadas y una infraestructura capaz de implementar las recomendaciones de la teleconsulta.

Los móviles están permitiendo un desarrollo de la telemedicina a bajo coste, explica Óscar Castro, de CITIPA, coorganizador de las jornadas. Así lo refleja un estudio publicado en este mes en la revista Telemedicine Journal of e-Health, en el que se señala que hasta ahora los sistemas de telemedicina eran muy costosos para los hospitales rurales, pero los móviles posibilitan otras opciones, como la que han ensayado los autores en la Universidad de Arizona para teleconsultas de traumatología.  

Para que la eSalud se desarrolle aún más, a juicio de Castro, "debemos facilitar la colaboración entre los profesionales sanitarios y los profesionales informáticos y, de ese modo, impulsar iniciativas de tecnología sanitaria propia, y no sólo aprender a utilizar la que viene de fuera".

Los profesionales de la salud 2.0 son los más valorados por los pacientes

Los profesionales de la salud que participan en las redes sociales (salud 2.0) son los más valorados por los pacientes, que buscan ser tratados por ellos, según diversos estudios que se presentaron en estas jornadas. “Los pacientes buscan información sobre médicos y clínicas en la Red y aquellos que cuentan con mejor valoración por otros usuarios y que se comunican mejor con ellos a través de las medios  sociales son los más solicitados”, explica Ignacio Alberti, coordinador de la jornada.

Un ejemplo es el dermatólogo Sergio Vañó, coordinador del grupo de innovación en tecnologías médicas del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid. A su juicio, “la consulta en Internet no sustituye la presencial, sino que la complementa. El paciente confía en ti como profesional y como persona, porque a través de la Red ofreces cercanía, y si tiene que elegir entre diversos profesionales acude al que le da más confianza, aunque esté más lejos. La cercanía a través de una pantalla tiene ya más valor que la que sólo se basa en distancia física”.

Del mismo criterio es José Ávila Tomás, responsable de nuevas tecnologías de Sociedad Madrileña de Médicos de Familia. “El tiempo empleado en comunicarte con los pacientes a través las redes sociales y un blog es una inversión en reputación, además de un aprendizaje continuo”. Otra ventaja de las redes sociales, asegura, es “compartir conocimiento con otros expertos y mejorar tu formación”.

Una encuesta realizada por la empresa Vademecum a cerca de 1.000 profesionales sanitarios, reveló que el 86% utiliza a diario Internet en su dispositivo móvil para consultar diagnósticos de pacientes, información farmacológica, o recibir noticias sanitarias.

La enfermería, por su parte, también está utilizando Internet “para formarse, poner en común los conocimientos y extender la educación a los pacientes fuera de los centros”, explica el enfermero José María Cepeda, creador del blog Salud Conectada, que acaba de publicar una guía para ayudar a los profesionales de la salud a sumergirse en la salud 2.0.

Lo mismo sucede en otras áreas de la sanidad. Un estudio publicado en el último número de la revista Physical Therapy recomienda a los fisioterapeutas utilizar las redes sociales para adaptarse a las necesidades de los pacientes y concluye que “incorporar los medios sociales en cómo los fisioterapeutas diseñan y proporcionan la terapia supone un potencial para mejorar el compromiso de los pacientes en los hábitos de salud prescritos y los resultados del tratamiento”.

 

 

Los pacientes quieren que les prescriban apps

Los pacientes cada vez reclaman más que los profesionales de la salud les prescriban aplicaciones móviles y vínculos a sitios webs que les ayuden a formarse y tomar decisiones sobre su propia salud.

“El modelo paternalista de la relación con el paciente está desapareciendo, ya que este último está cada vez más empoderado, se informa, comparte experiencias y quiere que los profesionales de la salud se comuniquen con él y le recomiende aplicaciones y páginas web”, explica Óscar Castro, decano de los Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos e Ingenieros en Informática del Principado de Asturias (CITIPA) y coorganizador de la jornada.

"Las aplicaciones de salud representan una estupenda oportunidad para la farmacia, tanto de negocio como de conseguir compromiso e implicación con el paciente-cliente", señala por su parte Ignacio Alberti, de Salud Social Media, coorganizador.

De hecho, algunas farmacias están empezando a recomendar aplicaciones, como Mª José Cachafeiro, farmacéutica titular en Turón (Asturias) y autora de la web laboticadetete.com. “Hay que dar un servicio añadido al cliente y las apps permiten mejorar el control de su propia salud. Son especialmente recomendables las destinadas a recordar la toma de medicación y evitar errores, así como las específicas para la diabetes, la hipertensión, dejar de fumar y embarazo, entre otras”, señala.

Por su parte, Baltasar Pons, farmacéutico titular en Palma de Mallorca y coordinador de CampusSanofi #Farmacias, indica que  “las herramientas digitales nos diferencian como farmacia, hay que adaptarse a las nuevas tecnologías, dominarlas y estar al día; trabajar con ellas habitualmente en la farmacia tendría que convertirse en una rutina para todos los farmacéuticos comunitarios”.

 

Farmacias en la red

Durante las jornadas se presentaron ejemplos de farmacias que habían conseguido convertirse en referentes en la Red a través de vídeos explicativos, interacción en redes sociales, cursos o especialización. “La reputación digital es clave para que los pacientes elijan a un profesional de la salud entre otros muchos. Se trata de un fenómeno que se aplicaba en los últimos años a los profesionales médicos pero que se ha extendido también a los farmacéuticos. Aquellas farmacias que se comunican con sus pacientes más allá de sus cuatro paredes y pueden ofrecer servicios de valor añadido, como recomendaciones de sitios web y aplicaciones de salud, acabarán desplazando a las que no lo hacen, sobre todo cuando sea posible dispensar medicamentos sin receta a través de la web”, destac Carlos Mateos, director de la agencia de comunicación COM Salud.

Sin embargo, aún es necesario que los farmacéuticos se formen en la aplicación de los medios sociales a la salud, la llamada salud 2.0 para relacionarse con otros profesionales y pacientes en la Red, según coincidieron en destacar los participantes en las jornadas. Una de las iniciativas presentadas es TriviFarma de Menarini, una aplicación móvil dirigida a farmacéuticos y profesionales de la salud, que mediante el juego facilita la adquisición de conocimientos sobre entornos 2.0 y herramientas digitales aplicadas a la salud.

Para Mònica Moro, responsable de Comunicación Institucional y ebusiness de Menarini España, los juegos de salud “facilitan el aprendizaje, el seguimiento del tratamiento o la mejora de los hábitos de vida de manera amena y dinámica. Así, recompensas, puntos, niveles, rankings, etc. serán tendencia para incentivar comportamientos y enriquecer la experiencia de profesionales y pacientes”.•