SEFAC muestra en Albacete el valor de los servicios farmacéuticos

Acercar a la población el potencial sanitario y asistencial que tienen los servicios profesionales farmacéuticos y que, en muchas ocasiones, se desconoce. Este es el objetivo principal de El farmacéutico que necesitas, un proyecto impulsado por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y ratiopharm, que han instalado en el parque Abelardo Sánchez de Albacete una carpa de servicios profesionales farmacéuticos que ha contado con la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos y la Facultad de Farmacia de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). El objetivo de esta iniciativa es reforzar la visión del farmacéutico comunitario como agente sanitario indispensable en el Sistema Nacional de Salud y en la sociedad.

 

Esta carpa, abierta de 10.30 a 18.30 horas y atendida por un equipo de voluntarios farmacéuticos, entre ellos estudiantes de cuarto y quinto de Farmacia, ha sido visitada por distintas personalidades locales, políticas y sanitarias, entre ellas Maria Gil, concejala de Asuntos Sociales del Ayto. de Albacete, y Blanca Hernández, delegada provincial de Sanidad de Albacete, quienes han estado acompañadas por el vicepresidente de SEFAC, Vicente J. Baixauli; el presidente de SEFAC Castilla-La Mancha, Luis García Moreno, y el presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (COFCAM), Ignacio J. Romeo.

“En la carpa se han ofrecido distintos servicios profesionales farmacéuticos protocolizados, consensuados con sociedades científicas médicas y dirigidos a la población para dar a conocer la labor asistencial que puede llevar a cabo el farmacéutico comunitario no solo en materia de medicamentos, sino también en otros servicios de prevención y salud pública que muchas veces no son suficientemente conocidos”, ha explicado García Moreno. La población albaceteña ha podido así acceder a distintos servicios como medida de la presión arterial y cálculo del riesgo cardiovascular, consejo nutricional, apoyo para dejar de fumar, manejo de inhaladores, medida del colesterol y la glucemia, uso de insulinas y educación sobre el uso de medicamentos.

 

 

En cada uno de estos servicios, la población asistente ha comprobado lo mucho que pueden aportar los farmacéuticos comunitarios para mejorar su salud. Por ejemplo, en materia de diabetes, los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a su detección precoz. No en vano, la prevalencia de la diabetes en España está por encima del 13 por ciento y más del 6 por ciento (la mitad de las personas con diabetes existentes) está sin diagnosticar. De hecho, una campaña promovida en 2016 por SEFAC en colaboración con los médicos y pacientes permitió detectar en las farmacias más de un 25 por ciento de personas en riesgo de padecer diabetes.

Otra de las patologías en las que el farmacéutico puede hacer mucho es en el campo de la hipertensión arterial y el riesgo vascular. La prevalencia de la HTA alcanza el 35-40 por ciento en la población española mayor de 18 años, y un gran porcentaje de la población con HTA no está diagnosticado (entre el 40 y el 45 por ciento).

En materia de nutrición y salud los farmacéuticos también pueden realizar una gran labor, por ejemplo en la detección del riesgo de nutrición en colectivos especialmente vulnerables como los ancianos. En el caso de las personas mayores de 65 años, por cada año adicional de vida se incrementa el riesgo de padecer malnutrición un 4,7 por ciento y el riesgo de desnutrición en las personas mayores puede superar el 12 por ciento.

Por lo que respecta a la salud pulmonar el farmacéutico también puede prestar servicios como la cesación tabáquica o la prevención y el cribado de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). La EPOC es una enfermedad que padecen más de dos millones de personas en España, es la cuarta causa de muerte y tiene un infradiagnóstico superior al 70 por ciento, por lo que los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a detectar pacientes en riesgo y, en coordinación con los médicos, mejorar la adherencia al tratamiento, así como en el abordaje del tabaquismo.

La falta de adherencia a los tratamientos es también un aspecto vinculado a la educación con el uso de los medicamentos. Este servicio, que también se ha incluido en la carpa, puede ayudar no solo a evitar problemas de salud sino también a conseguir una mayor eficiencia de los recursos sanitarios disponibles.  De hecho, la falta de adherencia a los tratamientos farmacológicos es un problema grave, porque al margen de los efectos en salud que tiene por ingresos hospitalarios, provoca un alto coste que podría invertirse en otras acciones si se aprovecharan mejor los conocimientos de los farmacéuticos comunitarios. De hecho, se estima que cerca de la mitad de los pacientes con patologías crónicas no cumplen correctamente con su tratamiento farmacológico o lo abandonan.

La carpa El farmacéutico que necesitas es una iniciativa itinerante que, además de Albacete ha visitado hasta ahora las ciudades de Las Palmas, San Sebastián, Zaragoza, Palma de Mallorca, Tarragona, Valencia, Madrid, Badajoz, Santander, Santiago de Compostela, Bilbao, Granada, Cáceres, Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Sevilla y Alicante.

Artículos Relacionados

Copyright © 2017 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.