Precios de referencia y falta de incentivos, principales problemas para el desarrollar innovaciones de valor en los medicamentos

Nuevas vías de administración en medicamentos, combinación de dos principios activos para un uso más eficaz, utilización para una nueva indicación o mejoras en la seguridad o posología. Son ejemplos de innovaciones sobre medicamentos ya comercializados que generan grandes ventajas para pacientes y profesionales sanitarios tales como mayor rapidez de actuación, facilidad de uso o mejoras en la seguridad y eficacia del compuesto. Es lo que la industria farmacéutica define como innovación incremental, cuya aportación a la práctica clínica ha sido expuesta y compartida este miércoles 10 de octubre en una jornada organizada por Farmaindustria y celebrada en la Real Academia de Medicina de Cataluña, en Barcelona.

 

Representantes de tres compañías farmacéuticas (Esteve, Leo Pharma y Reig Jofre) han expuesto las ventajas de esta innovación a través de ejemplos de desarrollos propios. Tras ellos, el farmacólogo Gonzalo Calvo, jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico de Barcelona, ha abordado la importancia de este tipo de avances, y representantes de pacientes, profesionales sanitarios, Administración Pública y la propia industria farmacéutica han analizado las oportunidades que ofrecen para todos los agentes del sector y, en su conjunto, para el sistema sanitario español.

 

Utilidad para pacientes, profesionales y servicios sanitarios

Marc Tapies, director de acceso al paciente de Leo Pharma, compartió con los asistentes el caso de una evolución de la combinación de calcipotriol con betametasona a dosis fija que su compañía ha desarrollado en formato de pomada y gel, con un nuevo dispositivo y galénica que aportan una eficacia superior a los otros formatos. Dicha eficacia ha sido demostrada en ensayos clínicos que han formado parte de un amplio programa de desarrollo clínico y que se explica por el aumento de la biodisponibilidad cutánea de los principios activos, creada gracias a la nueva forma galénica y dispositivo de administración.

 

 

Cinta Lacasa, directora ejecutiva de Esteve Pharmaceuticals, expuso el caso de su revisión productiva del omeprazol, que logró una nueva formulación del contenido de las cápsulas, más estable, y una reducción de la medida de la propia cápsula, que además dejó de ser fotosensible, entre otras mejoras.

Antonio Ballesteros, director general de Reig Jofre, explicó el trabajo del laboratorio en el desarrollo de una solución oral de nifedipino, aprobada por la Aemps para el tratamiento de la amenaza de parto prematuro. Esta novedad constituye un reposicionamiento de la molécula, que en su presentación en cápsulas ya se utilizaba para este problema de salud pero fuera de indicación, y mejora a los tratamientos disponibles con mayor velocidad de acción, escasa variabilidad individual en la absorción del medicamento, flexibilidad de uso y un ajuste preciso de la dosis.

 

Estímulo a una innovación de valor

En el debate posterior, el subdirector general de Farmaindustria, Javier Urzay, puso sobre la mesa las dificultades que estas innovaciones incrementales encuentran para su desarrollo y explotación. Hay casos en los que, a pesar de su interés para pacientes y profesionales sanitarios, de la inversión realizada en el desarrollo clínico y de la mayor aportación de la nueva presentación en términos de eficacia o ahorro, la innovación incorporada queda sin reconocimiento al ser equiparada por el sistema de precios de referencia a presentaciones anteriores, simplemente por compartir el mismo principio activo. En otras ocasiones, ante un caso de reposicionamiento de un fármaco, el esfuerzo necesario para desarrollar su idoneidad para una nueva indicación no goza del reconocimiento necesario ni de los suficientes incentivos para que las compañías apuesten por este tipo de iniciativas.

Con todo, Urzay defendió el interés que estas mejoras tienen para todos los agentes del sector, especialmente para pacientes y profesionales sanitarios por el avance que suponen en la práctica clínica, y también para la Administración sanitaria, en tanto se contribuye al mejor uso, la adherencia farmacoterapéutica y, por tanto, a la eficiencia. El representante de Farmaindustria defendió la capacidad, experiencia y excelencia de la industria farmacéutica española en la innovación incremental. “La aportación de nuestras compañías en este ámbito deber ser adecuadamente valorada y promovida por la Administración sanitaria en España”, concluyó el subdirector general de Farmaindustria.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2018 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.