¿Cómo puede ayudar la formulación magistral a los pacientes oncológicos? (II)

Dra. Teresa Pozas del Río: “En el campo de la oncología se hace aún más evidente la falta de formas farmacéuticas comercializadas adaptadas a las necesidades del niño”

 

El pasado número analizamos, a nivel de farmacia hospitalaria y comunitaria, cómo los farmacéuticos pueden ayudar a los pacientes que padecen cáncer. Sin embargo, en esta ocasión nos vamos a centrar en una parte muy concreta de la población: los niños, y como es el día a día de estos profesionales trabajando con ellos.
Teresa Pozas del Río es miembro del Grupo Español de Farmacia Pediátrica (GEFP) y Jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. En la entrevista también participa Cecilia Martínez Fernández-Llamazares, farmacéutica adjunta del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, coordinadora del GEFP.

 

 

  • ¿Reciben los farmacéuticos de hospital especializados en oncología pediátrica algún tipo de formación adicional a la de los que sólo están especializados en oncología?

Los farmacéuticos que desarrollan su actividad profesional en el campo de la Oncología Pediátrica deben reunir el dominio de los aspectos básicos de la farmacia pediátrica y el manejo de las patologías oncológicas que afectan a los niños, que son distintas a las de los adultos. Esto son los principales puntos diferenciales respecto a la práctica de la farmacia oncológica en adultos. El programa de formación en Farmacia Pediátrica desarrollado por el Grupo Español de Farmacia Pediátrica (GEFP), y disponible en su página Web, incluye la necesidad de desarrollar rotaciones específicas en esta área. En el Hospital Infantil Niño Jesús contamos con una rotación en Farmacia Oncológica Pediátrica. Cada vez son más los residentes que realizan este tipo de especialización, eligiendo un centro externo si su hospital no cuenta con Oncología Pediátrica.

 

  • ¿Existe formación específica en formulación magistral (FM) para estos profesionales?

El programa de formación de la especialidad de Farmacia Hospitalaria incluye las técnicas de elaboración y control de fórmulas magistrales, tanto estériles como no estériles. En el programa se trata de manera exhaustiva la elaboración y control de la quimioterapia.

Asimismo, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria ha colaborado con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en la redacción de una Guía de Buenas Prácticas de preparación de medicamentos en Servicios de Farmacia Hospitalaria que fue publicada en el año 2014. La Guía pretende ser una herramienta para que las autoridades competentes de las comunidades autónomas puedan acreditar a los servicios de farmacia de los hospitales que así lo deseen, demostrando, de este modo, que la preparación de medicamentos se realiza de conformidad con los principios y directrices de las buenas prácticas.

 

 

  • En su web aparece un amplio apartado de fórmulas magistrales. ¿Hasta qué punto es importante la FM en este ámbito?

Los niños tienen unas características únicas a la hora de la administración de medicamentos. En el campo de la oncología se hace aún más evidente la falta de formas farmacéuticas comercializadas adaptadas a las necesidades del niño. Esto conlleva la necesidad de elaborar fórmulas magistrales orales que permitan ser administradas con facilidad y seguridad al paciente. Estas fórmulas incluyen citostáticos y medicación de soporte.

En muchos casos la quimioterapia oral se administrará en el domicilio del paciente, por lo que además tenemos que formar a los padres en el manejo de la misma. Me gustaría dar a conocer el proyecto realizado por GEDEFO y GEFP para proporcionar información clínica sobre el manejo de quimioterapia oral. Es una herramienta para la provisión de atención farmacéutica en la oncología pediátrica que se encuentra disponible en la página web de ambos grupos y su acceso es libre (http://gruposdetrabajo.sefh.es).

 

 

  • ¿Cuáles son los casos más comunes en los que se utiliza la formulación magistral en los hospitales españoles para tratar a estos pacientes?

Algunos ejemplos son la elaboración de soluciones/suspensiones orales de fármacos como ranitidina, omeprazol, dexametasona… en común con otros ámbitos pediátricos, y citostáticos como ciclofosfamida, mercaptopurina, etoposido, metotrexate… En cuanto a los tratamientos de soporte destacará la elaboración de soluciones para mucositis. Sin lugar a dudas su uso es muy frecuente.

En la actualidad hay un interés creciente por la terapia metronómica, donde también juega un papel importante la formulación magistral.

 

  • ¿La fm ha facilitado la aplicación de tratamientos en niños que de otra forma no hubieran podido realizarse?

En muchos casos la FM posibilita el cumplimiento del tratamiento. A continuación se presenta un ejemplo en la patología oncológica más frecuente en los niños: la leucemia linfoblástica aguda. En la mayoría de los protocolos de tratamiento se incluye la mercaptopurina oral en la fase de mantenimiento. El incumplimiento del tratamiento con mercaptopurina en esta fase se relaciona con un aumen-
to importante del riesgo de recaída.

Sin embargo, la mercaptopurina sólo se encuentra comercializada en forma de comprimidos de 50 mg. Existen niños que requieren dosis diferentes y/o que no son capaces de tragar el comprimido, lo cual se puede solventar mediante la formulación magistral.

 

 

  • ¿Muestran los farmacéuticos interés por la FM?

Por supuesto. La elaboración de medicamentos está ligada a los orígenes de nuestra profesión y es por tanto, un campo competencial único en nuestra faceta como sanitarios. En la actualidad sigue siendo una herramienta necesaria en la individualización de la farmacoterapia.

 

  • ¿Existen medicamentos industrializados para cubrir todas las necesidades de estos pacientes?

En el ámbito de la Pediatría la formulación magistral trabaja, principalmente, para cubrir la carencia de formas farmacéuticas comercializadas adecuadas para los niños, ya que de otro modo es precisa la manipulación de las formas farmacéuticas comercialmente disponibles, lo cual conlleva un elevado riesgo de cometer errores de medicación.

La oncología pediátrica no ha sido de los campos más favorecidos tras el Reglamento Europeo 1901/2006 sobre medicamentos para uso pediátrico. Aún así se han desarrollado varios planes de investigación pediátrica. Espero que en un futuro contemos con más medicamentos comercializados adaptados a las necesidades de los niños con patologías onco-hematológicas. •



Elena Ameijides
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2019 Revista Acofar. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.